Los nuevos anuncios económicos solamente generan más incertidumbre y desconfianza
Editorial #418 – Millones

Hace mucho que en Venezuela se habla en términos de millones. No precisamente porque la riqueza del país o la de sus ciudadanos haya aumentado. Todo lo contrario: la pobreza llega casi al 90% y el bolívar fuerte, su moneda, no vale nada.

Es por eso que cualquier compra cuesta millones. Un café, por ejemplo, esta semana llegó a los dos millones de bolívares fuertes. Esta es la consecuencia de una espiral hiperinflacionaria que no solo ha llevado el costo de vida a las nubes, sino que también ha pulverizado el salario del venezolano.

Más de 70% de los trabajadores de la economía formal viven con salario mínimo –Bf. 5.196.000-, que en términos reales son 1,4 dólares; 4 centavos de dólar diarios. Está demás decir que el poder de compra de uno de los salarios más bajos del mundo en el país con la inflación más alta del planeta es miserable.

Incluso cuando pensamos en la hiperinflación debemos hacerlo en siete dígitos. La proyección del Fondo Monetario Internacional para este año es de 1.000.000% de inflación. Tan grave como esto, es el pronóstico de la contracción de la economía: 18% este año y casi 50% en los últimos tres. Una situación solo comparable con Alemania en 1923 o Zimbabue en 2008.

Esos son los dos pilares principales de la inédita debacle económica que atraviesa el país: la hiperinflación y la pérdida del poder adquisitivo. Nada de esto se soluciona con las más recientes medidas económicas anunciadas por el oficialismo –como quitarle cinco ceros a la moneda-, ni tampoco son prioridad para el partido de gobierno, según pudimos constatar tras el anuncio de los “Lineamientos Presidenciales” en el IV Congreso del PSUV instalado el sábado.

Lo que todavía el chavismo parece no entender es que la confianza es una de las principales variables en la economía. El bolívar es una de las monedas que menos confianza genera en el mundo. Por eso, es incomprensible que el mismo gobierno emisor de esta moneda pretenda que su criptomoneda tenga éxito, tomando en cuenta que en este nuevo tipo de monedas virtuales la confianza juegan un rol incluso mayor al tradicional.

Una vez más, los nuevos anuncios solamente generan más incertidumbre y desconfianza. Justo lo que no necesita una economía en grave crisis como la venezolana. Es por eso posible pronosticar que lo más probable es que las nuevas medidas económicas anunciadas la semana pasada solamente profundicen y compliquen la precaria situación de los ciudadanos.

Tendremos que seguir pensando en término de millones, aunque probablemente esté llegando el momento de hacerlo no por los precios, el nivel de inflación o la cantidad de personas que se fueron del país, sino por los millones de venezolanos que cada día están más claros de que es imposible imaginar una solución económica mientras no exista un cambio político en el país.  

Miguel Velarde
Últimas entradas de Miguel Velarde (ver todo)
(Visited 127 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras