Educación primaria inteligente y las bases fundantes de la sociedad

Se sabe que cada persona es capaz de desarrollar un tipo de inteligencia distinto y que cada una tiene o puede tener habilidades que le hagan capaz de desenvolverse eficientemente en un ámbito determinado de la vida. Una persona puede no ser buena para tocar un instrumento musical, pero puede ser un gran futbolista; una mujer puede no saber coser, pero quizás tenga una mente matemática prodigiosa.

Las bases fundantes de la sociedad necesitan de la contribución de matemáticos, físicos, biólogos, antropólogos, sociólogos, contadores, abogados, pintores, beisbolistas, albañiles, electricistas, y un universo vasto de profesiones para ser rica y funcional en todos los sectores que la conforman. Reconocer los talentos distintivos de cada uno y saber formar y pulir ese talento es importante para todas las sociedades que quieran desarrollarse en el siglo XXI.

 

  • La educación primaria inteligente

 

Decir que una educación primaria es “inteligente” es otorgarle la facultad de identificar los talentos de sus integrantes, infantes, y establecer estrategias de formación especializada que le permitan al infante desarrollar su habilidad e integrarlo funcionalmente al sector de la sociedad al cual pertenece por sus propias características.

Por ejemplo, si hay un niño que procesa cálculos con suma facilidad, se le puede impartir conocimiento medianamente avanzado relativo a Física y/o Matemáticas para así prepararlo como físico, astrónomo, matemático, etcétera. Naturalmente, esto depende de si el niño realmente desea eso y si considera que su vocación está en esas áreas del saber o similares.

Nuestro niño hipotético no necesitaría un conocimiento muy amplio en Teoría Musical, Religión, o áreas que, si bien necesitan estar dentro del acervo de conocimiento del individuo actual, no son imperativamente necesarios para la funcionalidad del individuo que no sea afín a ellas, y conque estén presentes mediante conceptos y categorías no muy avanzados y accesibles es suficiente.

 

  • Un problema de la educación venezolana básica y media

 

La educación primaria y secundaria venezolanas (la segunda en menor medida) no toman mucho en consideración los talentos distintivos de los niños ni elaboran estrategias para el desarrollo de trayectorias profesionales focalizadas, sino que se toma la base de educar uniformemente a las personas con asignaturas y áreas de conocimiento predefinidas las cuales deben ser aprobadas sí o sí para avanzar.

Algunas implicaciones negativas de lo anterior son las siguientes

  • Aprendizaje por imposición de áreas que no llaman la atención
  • Desencanto con el sistema educativo, que puede ser visto como limitativo
  • Ausencia de reconocimiento institucional de ciertos talentos.
  • Modelación uniforme del individuo.

No todos pueden destacarse o simplemente ser buenos en las asignaturas establecidas. Un genio musical que no pueda descifrar fácilmente problemas de Movimiento Rectilíneo Uniforme puede desanimarse y sentirse inútil porque no sigue el patrón de inteligencia matemática cuando la suya es la inteligencia musical, inteligencia que puede no ser tan evaluada o considerada en cuenta como la anterior.

Aquí se presenta un problema en la estructura de la educación primaria que la secundaria puede solventar medianamente a partir de materias electivas en el programa académico, que no todas las instituciones incluyen, y la posibilidad de graduarse en distintas menciones, tampoco una estructura generalizada en todo el sistema. La ausencia de diferenciación académica en cuanto al fomento de distintos tipos de inteligencia deriva en una estructura educativa monolítica.

 

  • Conclusiones

 

Flexibilizar, diversificar y relacionar la Educación Básica y Media venezolanas con instituciones fuera de ella vinculadas a distintas áreas del saber puede ser un modo de abrir de deconstruir la monolítica formación educativa establecida sobre los infantes. La complejidad social requiere que el sistema educativo sea también complejo e interdisciplinario, que pueda abarcar todos los ángulos que contribuyan y formen la base de la sociedad.

Naturalmente, esta renovación y ampliación de estos niveles del sistema educativo venezolano no ocurrirían de la noche a la mañana y mucho menos serían sencillos. Venezuela aplicaría un modelo inédito en su historia y no muy masificado en América Latina y que es más relacionado con países europeos. Por otro lado, los vínculos cooperativos necesitarían nuevos marcos legales los reglamenten.

El camino a eso será largo y probablemente no se piense en él en el ahora, pero la aplicación de un nuevo enfoque y sistema educativos ciertamente sería una elección beneficiosa para las futuras generaciones de venezolanos.

Diego Almao
Últimas entradas de Diego Almao (ver todo)
(Visited 126 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras