Los enemigos de la Constitución

En su valioso trabajo sobre el general José Antonio Páez, publicado en el año 1897, el dr. Nicomedes Zuloaga analiza las circunstancias del nacimiento de la República de Venezuela en 1830, una vez desligado el territorio a la unión de Colombia la grande.

Entre las páginas del texto, Zuloaga señala los dos grandes factores adversos a la constitución de 1830, así como la influencia que mantenía sobre el país, factores que se unieron para generar el estallido de la “Revolución de las Reformas”, conjura que depuso el gobierno del dr. José María Vargas en 1835.

En cuanto a la primera “norma normarum” de nuestra historia, explica lo siguiente:

-Reuniose la Constituyente y dio a los venezolanos la sabia y bien meditada constitución de 1830, código político de un liberalismo audaz para la época y en el que quedaron establecidas casi todas las libertades públicas que hoy existen en nuestras leyes. Por aquella constitución, el gobierno fue republicano, popular, representativo, alternativo y responsable y fueron principios constitucionales, la igualdad ante la ley, la libertad del pensamiento y la imprenta, la libertad de industrias, la seguridad individual, la inviolabilidad del hogar, la libertad de cultos, la supresión de títulos de nobleza y los honores hereditarios, la igualdad ante el impuesto, etc., etc.-

En cuanto a los dos factores que surgieron como enemigos de este nuevo texto constitucional, comenta:

-Las reformas realizadas pusieron de frente un tiempo a los militares y al clero. El primero vio en el colmo de la desesperación, decretar el desafuero que le quitaba el privilegio, tan vejatorio para los civiles y tan contrario a la igualdad, de ser juzgado por jueces especialmente suyos, y el segundo, encontró proclamadas, la libertad de cultos, imprenta y de palabra y el sometimiento de la Iglesia a las leyes que la nación como soberana dicta, en oposición a la intolerancia religiosa que forma su credo. Materiales más que suficientes eran esos para destruir rápidamente el edificio endeble que levantaran aquellos audaces innovadores; pero allí estaba la influencia decisiva de Páez, que había sido nombrado Presidente para el período constitucional de 1831 a 1835, Los militares tascaron el freno y se sometieron a su pesar al ver a Páez de frente, y el Arzobispo Méndez con los Obispos de Guayana y Mérida tuvieron que emprender el camino del destierro, por no querer jurar la Constitución Civil. Feliz influencia la de aquel hombre que así servía para la consolidación de leyes que dictaran la ilustración y el patriotismo, y no se utilizaba jamás para servir a caprichos personales o ilícitas ambiciones.-

La autoridad del general Páez garantizaba la seguridad jurídica de la recién nacida República. -Sin embargo, no sin protesta, sometiose el elemento militar. Alzaze en 1831, en Oriente, el general José Tadeo Monagas contra el Gobierno constituido, tomando por bandera la unión colombiana, que será por algún tiempo, en aquella época, el grito de guerra de los dictatoriales que buscan en la revuelta el alimento a las personales e ilícitas ambiciones.-

Zuloaga dice que era tal el odio del general Monagas a las leyes promulgadas por la Constituyente que, cuando se alzó contra Páez, contestó a la comisión de paz enviada por el Gobierno lo siguiente:

-Los venerados patriotas, ni todos los demás que componen los pueblos y que hacia ellos conservan la justa gratitud que inspira la sociedad a sus benefactores… conocían bien los males de esa Constitución que tanto se halaga; veían en ella una libertad celestial, que en la tierra es un azote; olvidaba la religión de nuestros padres; descuidaba la clase militar, que si en la paz es el apoyo de la sociedad para la conservación del orden público, es y ha sido en la guerra de independencia de los pueblos su primer sostén… y por ultimo, ven en el Jefe de Estado, más que un jefe de la administración general de la República, un hombre encadenado a trabas que no debiera tener para salvar la Nación de peligros imprevistos… Y esto en suma ¿Qué prueba? Que existen agentes de España en el seno del Congreso, que se esperó hiciera el bien porque todos suspiraban, arrastraron la opinión de los pocos patriotas que asistieron a él.-

Monagas depuso las armas, pero no era de extrañarse que, con esa actitud, el general que todos llamaban “La Primera Lanza de Oriente”, no tardaría en levantarse una vez que Páez culminara su periodo presidencial.

-El general Monagas, representante de la tendencia dictatorial y absolutista, será sometido en 1831, pero se alzará otra vez en 1835 contra Vargas y vencido de nuevo por Páez, llegará al fin al poder para destruir sangrientamente en 1848, la libertad parlamentario por él tan detestada.-

Jimeno Hernández
Últimas entradas de Jimeno Hernández (ver todo)
(Visited 166 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras