Equilibrio como igualdad

Es poco decir que para que algo funcione, se necesita de equilibrio, porque pocos comprenden las consecuencias de un enfoque irracional, que la mala inclinación en la balanza  da como resultados a muchos caos, pero es totalmente bueno el estrellón para saber que tampoco termina bien quien se salta las leyes de reciprocidad, porque lo que das recibirás, porque en la vida la igualdad no pasa desapercibida.
Causa y efecto, hermoso regalo llamado karma, cobra aunque muchos crean que no, que más da para cuando, sino ser conscientes de que esa factura sera pasada y cobrada.
Preocúpate por lo que das no por lo que recibes, el universo escucha tus peticiones, los decretos deben ser en tiempo presente, y sentirse como si ya se hubieran recibido, proyectar y visualizar las cosas.
Yo soy, yo tengo, yo puedo y yo agradezco. Comienza a construir tu plan, no tiene que ser igual al de los demás, mucho menos pensar en lo que alguna vez quisiste, pero que al tiempo te diste cuenta que no era lo que realmente querías y te encontrabas atrayendo.
Quién lo diría que ese día, iba a ser el último en mi tierra por tiempo indefinido, después de decretar que esa mañana estaba allí, pero que quizás mañana estaría agarrando una maleta y yéndome otra vez a alguna parte del mundo y asi fue… De pronto me di cuenta, que lo que es para uno ya nos ha encontrado.
 Ya no me lamentaba por el pasado, aún asi pude apreciar como hay cosas que nos enseñaron a perder el miedo, a sacar el coraje, que a veces vas a sentir algún remoto sentimiento de nostalgia, pero la incertidumbre y el sabor a nuevo, hacen que un alma aprenda a ser equitativa, a darle brillo y fuerza a la vida,  aprendí de la igualdad, nada para otros que no puedas darte a ti mismo, y no darle de más a quien no aporta, no nutre y no es igual para contigo.
En ese corcho se leyó por última vez que todo es equilibrio, y recordé con tristeza que la única que persiguió el suyo fui yo.
Porque hay quienes nacemos para pelear por nuestros sueños y hay quienes pelean y no alcanzan sus sueños.
Equilibrio
Ya no es igual, ahora es mucho mejor, el chocolate caliente, la lluvia en mi ventana, el sonido de los aviones.
No hay zona de confort, hay miles de caminos y noches diferentes, pero todo sabe a nuevo.
Encontré el equilibrio, siempre estuvo allí gritándome, que para el frío hay abrigos, para las dudas certezas, para la soledad canciones viejas y cerveza.
Pero que nunca hay tiempo para perder en un mal amor, que no practica la igualdad, equilibrio como igualdad es amar sin medidas, pero amarme a mi, mucho más.
Avatar
Últimas entradas de Adriana Sperandio (ver todo)
(Visited 182 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras