Estilos y matices en el fútbol español

En el fútbol, como en la vida, nada es absoluto. Ningún jugador o entrenador es perfecto, ningún equipo es infalible, ningún estilo de juego es óptimo. El fútbol es tan dinámico que aferrarse a alguna forma puede generar algún trofeo o promoción, pero en el mediano plazo los absolutismos fracasan, pues son imperdurables.

Atlético de Madrid, Barcelona y Real Madrid han sido los equipos claramente dominantes de las últimas dos décadas, entre los tres se han repartido dieciocho campeonatos de la liga española y pareciera que entre los mismos tres estará el próximo campeón de liga.

Analicemos muy superficialmente los estilos y matices cuando se juntan club y director técnico.

Simeone se ha caracterizado por un fútbol básico, con un foco muy predominante en las líneas defensivas. Siempre será difícil hacerle gol al Atleti. Sin quitarle méritos a Oblak o Courtois -en su momento-, los múltiples premios Zamora también son consecuencia de defensas sólidas y propuestas conservadoras. Es el estilo innegable de Simeone, quien ya lleva casi 10 años al frente de los colchoneros, dándoles un puesto en la élite europea de fútbol, reflejando también sus maneras como jugador, era un jugador muy duro, infranqueable e iba por todas con el cuchillo en la boca. Si por un lado se alaba su solidez, por otro lado sus críticos tildan su fútbol de rácano y muy físico. Algo así como: “Nos defendemos muy bien y dejamos que Costa o Torres resuelvan arriba con fuerza y velocidad”. En el juego de la táctica se sacrifica estética por efectividad. La verdad es que el Atleti ha podido conseguir un par de títulos mas si hubiese tenido más gol, más profundidad en ataque. Sin embargo, pareciera que la Dirección Deportiva entendió las debilidades del equipo y se han esforzado por traer más fútbol y como consecuencia, más gol, es decir, están intentando matizar el estilo del Cholo. Las incorporaciones de João Félix, Lemar, Llorente y Luis Suarez, entro otros, han venido a matizar al Cholismo puro y se comienza a ver un equipo más íntegro, mas fresco, mas equilibrado, sin perder la solidez y cohesión defensiva, pero con ideas claras en el ataque. Este atlético 2020-2021 va rumbo a los 100 puntos y no parece despeinarse. Salir tan temprano de la Copa del Rey podría ser solo una anécdota menor, si además logra avanzar hasta las instancias finales europeas.

El Barcelona tiene un ADN muy bien definido, posesión, planificación táctica al detalle, y una estética muy fina. La Masía es una escuela muy rigurosa y con influencia holandesa, ha creado un standard de juego que puede reconocerse fácilmente en los jugadores egresados de esta cantera. Quizás por ello el Barcelona de Guardiola fue tan aplastante, pues se juntaron un estilo de juego embebido en la sangre de los jugadores con un liderazgo muy fresco en el banquillo, Guardiola -también formado en La Masía- jugó siempre en el mero centro de la cancha, administrando tiempos y creando juego. Todos estos logros sin contar con la confluencia temporal de los talentos infinitos de Xavi, Iniesta y Messi y sin olvidar el bastión defensivo de Puyol. No obstante, La actualidad es muy distinta, si bien Koeman es exjugador y además holandés, su consigna es ganar, para eso fue contratado. Si en el camino se debe sacrificar algo del ADN y cambiar efectividad por estética, se hará. Su personalidad refleja pocas emociones, sus ruedas de prensa son básicas y uno supone que sus charlas en el vestuario son iguales, carentes de pasión y emoción. Así jugaba el, a pesar de ser el defensa mas goleador de la historia, su juego era muy rígido y efectivo, siempre hacia adelante, sin florituras ni tanto pase horizontal. Esto definitivamente podría darle al Barcelona un salto en sus objetivos deportivos a costa de la pérdida de un poco de esencia. La crisis institucional del equipo blaugrana podría perder protagonismo con la consecución de algún título deportivo. Quizás para eso trajeron al holandés, pero no será algo inmediato, la transición puede ser dolorosa.

Al Real Madrid es difícil conseguirle un estilo de juego definido. Su filosofía se ha basado en juntar al mejor talento posible, en otrora a punta de adquisiciones galácticas. Recientemente confluyeron en la casa blanca una decena de jugadores inteligentes y muy profesionales, hablamos de Casillas, Ramos, Marcelo, Casemiro, Kross, Modric, Karin Benzema, Gareth Bale y Cristiano Ronaldo. Una columna vertebral -con médula y extremidades -incuestionable que consiguió cuatro Champions en cinco años, algo impensable en el futbol moderno, tan competitivo y cambiante. Su entrenador, Zizou, también fue un jugador estrella, tanto a nivel de clubes como con su selección. El francés ha sabido amalgamar esta fusión de egos, quizás porque todavía se siente como uno de ellos y también porque Zidane genera una admiración casi universal. Con esta conexión emocional supo sacar el máximo provecho deportivo, los exprimió mental y físicamente, salvo algunos lunares como las diferencias con Bale ó James, la relación del entrenador con esta base de jugadores fue una luna de miel. Ahora la realidad es otra, pues de esa prestigiosa lista solo quedan los recuerdos, definitivamente la edad no perdona. Se observan algunos vestigios colectivos de lo que fue el Real Madrid a mitad de década pasada, pero ya ni la mente ni las piernas son las mismas. Por ello han tenido que tirar de jugadores más jóvenes, promesas, si, pero que todavía no se consolidan en el exigente nivel de Valdebebas. Zidane no confía plenamente en esta generación de relevo, no le ha respondido como su columna ganadora, y dada la crisis económica blanca, no parecieran llegar grandes fichajes pronto, por lo que es posible que estemos viendo los últimos partidos del francés en el banquillo blanco, no por que lo despidan, sino porque el ya no se siente identificado con este linaje que viene y prefiera dimitir. Es decir, la nueva filosofía blanca no comulga con el estilo de Zizou.

Estilos y matices pueden crear sinergia y potenciar a un equipo, cuando se juntan como en el caso de Guardiola y el Barcelona de los jugones canteranos, también pueden contrarrestarse para bien, como los nuevos fichajes del Atleti versus el Cholismo ó el pragmatismo de Koeman con la estética del Barcelona, pero también pueden enfrentarse para no tan bien, como el buen manejo de egos de Zidane y la nueva filosofía del Real Madrid con su generación dorada.

Avatar
Últimas entradas de Hector Torres (ver todo)
(Visited 44 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras