Una novela titulada Barinas

El 21 de noviembre de 2021, el pueblo de Barinas dio un mensaje claro y contundente. Los votos hablaron en esa oportunidad y destronaron a una dinastía que por tantos años los había gobernado, sin embargo, esa no fue una historia con un final feliz. 

Desde las cúpulas del poder nacional, el mensaje del pueblo de Barinas fue desoído o quizás mal interpretado. Las acciones judiciales no se hicieron esperar, y el Tribunal Supremo de Justicia nuevamente cometió una arbitrariedad, como lo hizo con la Asamblea Nacional electa en el año 2015, en esa oportunidad creando una nefasta teoría la del “desacato judicial”. 

La Sala Constitucional luego de afirmar la victoria del candidato opositor, dentro de su fallo judicial, estableció que Freddy Superlano había sido previamente inhabilitado por la Contraloría General de la República, por lo cual no podía participar como candidato en los comicios electorales, anulando con ello la victoria que habían obtenido los factores de oposición en Barinas. No conforme con ello, la Sala Constitucional ordenó al Consejo Nacional Electoral la realización de unas nuevas elecciones de gobernador en el estado Barinas para el 9 de enero de 2022.

La decisión de la Sala Constitucional, merece un análisis pormenorizado aparte que escapa al espíritu que motiva la redacción de este artículo, y que fácilmente puede ser un libro que forme parte de la amplia literatura jurídica nacional, sin embargo, debo rescatar un aspecto de ese fallo correspondiente a la ausencia absoluta de tan siquiera una mención al indulto otorgado a Superlano con anterioridad, aspecto que lo habilitaba plenamente para participar en las referidas elecciones regionales. 

Nuevamente un fallo del Tribunal Supremo de Justicia produce indignación en la población y se convierte en el catalizador de un despertar de conciencias a nivel nacional. Esa situación había ocurrido durante el transcurso del año 2017, cuando desde la Sala Constitucional se pretendió asumir las competencias del parlamento de mayoría opositora, lo que hizo que el pueblo venezolano reaccionase con manifestaciones de calles, exigiendo la anulación de esas decisiones y la restitución de las atribuciones constitucionales propias del parlamento nacional. 

El final de la primera novela protagonizada por el pueblo de Barinas fue agrio, con un sabor a derrota, a pesar de ello, Barinas no se amilano e inicio un nuevo camino, uno donde buscaban afirmar con mayor fuerza que ya no querían ser gobernados por una Dinastía que los había tenido en oscuridad por más de 22 años. En base a ese anhelo insertado muy profundo en el alma y en el corazón de los barinenses inicio la segunda parte de una novela titulada Barinas.

La segunda parte de la lucha política, inicio con las mismas condiciones electorales adversas y de ventajismo, que tanto se ha criticado durante los 22 años de gobierno revolucionario, y que ninguna autoridad electoral ha podido revertir aplicando sanciones contundentes que den un freno definitivo a ese flagelo que empaña la democracia. 

La oposición decidió acudir a la contienda electoral en unidad, como lo había hecho en el año 2015, donde propinaron la mayor derrota electoral al gobierno nacional al ganar la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional. Nombraron a Aurora Silva de Superlano, esposa de Freddy Superlano, como la candidata para la contienda electoral, quien casi de manera inmediata fue inhabilitada, aspecto que ninguna autoridad pública pudo o supo explicar, dando con ello una nueva estocada a las aspiraciones de todo un pueblo. 

Una nueva arbitrariedad había sido cometida, y en ese caso, se desvelaba el verdadero motivo de esas injustas e inconstitucionales inhabilitaciones, el gobierno no quiere dentro de ninguna estructura de poder a personas que pertenezcan a Voluntad Popular, y los Superlanos pertenecen a ese partido político. 

Vista la inhabilitación de Aurora y Freddy Superlano, surge el liderazgo regional, y se postula como candidato opositor a Sergio Garrido, una persona de la plaza que ha batallado durante muchos años en contra de la dinastía que gobernó Barinas. Comenzo su campaña electoral y con ella la renovación de la esperanza y los aires de triunfo inundaron como un viento cálido a todo Barinas. 

En la acera contraría el Partido Socialista Unido, había designado a Jorge Arreaza, quien en otrora fuese Vicepresidente y Canciller de la República, y quien tuvo vínculos estrechos con Hugo Chávez al haber sido esposo de una de sus hijas. Su promesa electoral se basó en el rescate de Barinas, y allí los cuestionamientos desde todos los sectores del país no se hicieron esperar, ¿rescatarla de ellos mismos que la han gobernado durante más de 22 años? La separación entre los que actualmente dirigen el partido de gobierno con los Chávez se hizo evidente. Otros aún se cuestionan ¿Qué sucederá con el legado del ex presidente Hugo Chávez? Solo el tiempo dará esas respuestas. Lo cierto es que la campaña de Arreaza estuvo llena de ventajismo, entregó productos alimenticios y un sin número de electrodomésticos, buscando con ello enamorar y manipular al pueblo barines, pero no consiguió su objetivo. 

El 9 de enero de 2022, el pueblo de Barinas se alzó, levantó su voz, y con ello afirmó con un amplio porcentaje de victoria, lo que ya todo el mundo sabía, que no querían seguir siendo gobernados más por la dinastía que desde el año 1998, ostentaba el poder. Garrido ganó en buena lid. Arreaza perdió la gobernación. Ello no significa que la correlación de fuerzas en el país haya cambiado, no, para nada, tampoco que haya transparencia en el actuar del Consejo Nacional Electoral, ni que haya un reconocimiento internacional al proceso electoral o al gobierno nacional, lo que realmente significa, el mensaje que Barinas nos dio, es que ante las situaciones adversas hay que luchar en unidad, esa es la única manera de derrotar al monstruo de mil cabezas que azota nuestra tierra. 

Aún quedan batallas electorales por dar, y todas y cada una de ellas van a ser en condiciones adversas, el ventajismo no desaparecerá, las leyes injustas seguirán estando vigentes, el Poder Judicial continuará presto a emitir una nueva arbitrariedad, pero en la unión esta la fuerza, si los factores de oposición entienden el claro mensaje que Barinas dio, el futuro de Venezuela se puede ver con ojos optimistas y llenos de esperanzas en que un giro positivo vendrá e inundará esta hermosa tierra de alegría y paz.     

(Visited 31 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras