10 años construyendo futuro

Ya decía el afamado poeta y político Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero nunca detendrán la primavera”. Con ese mismo fervor de esperanza y enfocados en el futuro, el Partido Un Nuevo Tiempo cumplió 10 años el pasado 3 de marzo, guiados por los principios de solidaridad, la justicia y la libertad, que no son más que los fundamentos de la ideología que define el accionar político de UNT: la Democracia Social.

Es por ello que, en el marco de mes aniversario de esta organización política, haré énfasis en lo que históricamente define a la propuesta reformista en la que Un Nuevo Tiempo se incluye: Una transición política hacia la democracia, partiendo del diálogo como la verdadera salida a la crisis que vive Venezuela.

Ante ello, es imperioso destacar que toda transición democrática, entendiendo ésta como el intervalo entre el debilitamiento de un régimen político autoritario y el establecimiento de alguna forma de democracia, necesita un consenso. Por lo general, cuando se produce la ruptura de la legitimidad de un régimen autoritario, disminuyen sus capacidades de control y se incrementan los límenes de movilización popular; esto fue lo que Venezuela atravesó en el año 2014, tras innumerables protestas, que llenaron las calles a nivel nacional de indignación y descontento ante las decisiones políticas del gobierno actual.

Pero ¿Por qué no se obtuvo los resultados de cambio, que algunos sectores de oposición prometieron? A nuestro criterio, la respuesta a esa pregunta solo se debe a que, junto a las movilizaciones multitudinarias, no hubo intentos de diálogo eficiente. Y, ¿Por qué es necesario el diálogo y no es suficiente manifestar el descontento popular?; la respuesta también es simple: a un régimen autoritario, que tiene el control absoluto de las ramas del poder público y sobre todo, que maneja a su parecer las Fuerzas Armadas, y en consecuencia, al que no le interesa el respeto por los derechos humanos y las garantías ciudadanas, no se le puede enfrentar sólo con protestas sin generar un consenso para abrir paso a la transición, pues sería generar mayores frustraciones en los venezolanos, dado que no se materializarían cambios y se colocaría en peligro la vida de cada ciudadano que opine distinto al régimen. Sería altamente irresponsable enfrentarnos, sin diálogo, a quienes no tienen interés por la vida humana.

Es por ello que, bajo la premisa de considerar como prioridad el bienestar de los venezolanos, un período consistente con la búsqueda de puntos de encuentro y entendimiento, en el que no se desconozca al contrario, es lo que necesita Venezuela para poder construirse un camino próspero y salir de la crisis. Y es que lo que define auténticamente a la propuesta reformista es su voluntad de integrar y los partidos políticos no pueden satanizar los intentos de recuperar al país por esta vía; al contrario, deben unificarse en criterio y retomar una mesa de diálogo sin abandonar las protestas pacíficas, haciéndole recordar al régimen que seguimos en contra de su mala gestión pero que estamos en total voluntad de construir un futuro en el que todos nos veamos representados. Aquellos actores políticos que estén en contra de esto, es no pensar en el bienestar de todos sino sólo en el de unos cuantos.

Entonces, ¿cCuál es “La Salida” verdadera? Una transición bien encaminada. Una transición en la que el gobierno civil obligue al militar a volver al cuartel. Pero eso no lo lograremos solo usando nuestras redes sociales o protestando de manera desorganizada. Lo lograremos solo uniendo esfuerzos para reconducir nuestro país, a través del consenso, pues ninguna de las partes puede desconocer que cada líder político, a través de sus partidos, representa un porcentaje de la población a la que no se puede excluir. Chavistas, opositores… todos somos venezolanos, sufrimos las mismas carencias y pasamos por la misma crisis. Esos son los puntos de encuentro en los que debemos enfocarnos, en vez de seguir, como lo hemos hecho por 18 años, en enfocarnos en lo que nos separa.

A 10 años de lucha democrática, el Partido Un Nuevo tiempo ha tomado siempre el liderazgo cuando de crear puentes se trata y así seguirá siendo; y es que Venezuela no necesita más divisiones, necesita es líderes con la capacidad política para lograr gobernar para todos y no solo para unos cuantos.

Latest posts by Karla Rodriguez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras