Olga Hepnarová, la última mujer ejecutada en Checoslovaquia

La última mujer ejecutada en Checoslovaquia fue Olga Hepnarová. Un día decidió enfilar el camión que conducía hacia una de las aceras de Praga, matando a ocho personas e hiriendo a otras veinte. Fue sentenciada a muerte y posteriormente ejecutada en 1975, con tan solo 23 años de edad. ¿Qué llevaría a esta asesina a semejante acto? Nunca lo sabremos con certeza. 

Una niña incomprendida en una época difícil

Si bien es cierto que en la época actual, muchas de las corrientes psicológicas exageran con respecto a aceptar las conductas infantiles, en los tiempos de Olga Hepnarová, era todo lo contrario. A los niños se les exigía crecer pronto y cumplir con responsabilidades desde años tempranos. Muchas veces no se les determinaba demasiado y simplemente se les trataba de meter en moldes preestablecidos para que fueran adultos tranquilos y productivos posteriormente.

Sin embargo, hubo muchos casos de gente genial o con ciertos rasgos diferentes a la media, los cuales no fueron comprendidos y por ende derivaron en casos de locura o en conductas vengativas y psicopáticas como Olga Hepnarová. 

Muchos expertos creen que esta mujer nació con síndrome de Asperger, el cual estaba metido dentro del espectro de anomalías mentales en esta época y muchas veces se trataba con lobotomías que tenían efectos nefastos en los pacientes. También se podía tratar como si fuera una especie de esquizofrenia, con medicamentos o semi internando a la persona en clínicas psiquiátricas.

Lo cierto es que el análisis de la mente ha avanzado mucho desde esa época, pero a Olga no le tocó vivir tanto adelanto. Para añadir otro detalle a su cuadro poco convencional, Olga era bisexual. Sin embargo, no podía establecer relaciones saludables ni duraderas con nadie y ella misma en sus cartas se definió como una “inválida sexual y emocional”. 

Sus cartas reflejan gran incomprensión del mundo que le rodeaba

Olga tenía un profundo resentimiento contra todo su entorno. No amaba a sus padres y a medida que fueron pasando los años se hizo cada vez más introvertida, teniendo problemas graves de comunicación. A los 16 años tuvo su primer intento de suicidio, el cual no fue exitoso. Posteriormente quiso empezar una vida más tranquila y comenzó a trabajar, pero no duraba más de tres meses en cada lugar. 

Al final, consiguió un empleo como camionera o chofer de camiones y fue perdiendo el contacto con su familia cada vez más. 

Cabe destacar que el incidente del camión no fue meramente accidental y que anterior a esto se encontraba el intento de suicidio, así como un ataque a la granja de su padre. Una mañana Olga perdió la cabeza y roció con una botella de gasolina el lugar, prendiéndole fuego. No hubo personas heridas porque se logró apagar a tiempo y nadie sospechó de ella. Sin embargo, en la confesión posterior al ataque con el camión, Olga también incluyó este acto. 

Un ataque premeditado 

Olga ya llevaba varios meses planificando el ataque que realizaría con el camión. En sus cartas se puede percibir un profundo resentimiento contra toda la humanidad. También podemos encontrar algunos relatos en los cuales decía que un día había caído en la acera sin tener ninguna ayuda de nadie y que la habían golpeado de manera brutal, por ejemplo. Olga pensaba que todos los que la rodeaban querían hacerle daño. 

Sin embargo, en sus cartas dio a entender que si se suicidaba, iba a “darle el gusto” a los demás y que no quería pasar desapercibida, sino ser recordada. Su plan original incluía explosivos y una mayor cantidad de víctimas, pero por problemas de “logística”, no lo pudo llevar a cabo.

Una mañana Olga se desayunó muy plácidamente y comenzó a manejar su camión. A continuación lo condujo a toda velocidad hacia la acera y se llevó por el medio a unas 22 personas aproximadamente. Ocho de estas murieron en el acto y el resto fueron llevados con heridas graves al hospital.

El policía de la zona miró atónito el suceso y se acercó a la cabina del chofer para preguntar qué había pasado, pensando que el camión había tenido problemas con los frenos o con algún otro defecto mecánico. Sin embargo, Olga, muy plácida contestó que lo había hecho todo a propósito y esperó a que le pusieran las esposas para ir a la cárcel. 

La carta, el juicio y la ejecución

Olga había mandado una carta en la cual explicaba las razones por las cuales haría su atentado con el camión. Sin embargo, a causa del proceso lento del correo en la época, esta llego dos días más tarde del incidente. En ella se podía leer una reseña de lo que Olga creía que era su vida, su profundo resentimiento contra sus padres, familiares y entorno inmediato así como sus planes de venganza. 

En un trozo de la carta podemos leer “Soy una mujer solitaria y destruida. Una mujer destrozada por la gente. Tengo una opción: o me suicido o mato a los demás. Creo que decido pagar de vuelta a los que me odian. Sería demasiado fácil dejar este mundo siendo una suicida anónima más. La sociedad será indiferente, como siempre. Mi veredicto es: Yo, Olga Hepnarová, víctima de su bestialidad, los sentencio a muerte”. 

En el juicio se veía a una Olga que no estaba arrepentida en lo absoluto. Confirmó sus intenciones de haber asesinado a las personas y los psiquiatras no encontraron rastros de “locura”, visto como el hecho de no estar consciente de sus actos. Fue sentenciada a muerte y dos años después se le colgó en Praga. Está registrada en la historia como la última mujer ejecutada de Checoslovaquia. 

Pocos días antes de su ejecución, se veía una Olga diferente, como si hubiera sido víctima de una posesión en el momento en el cual había realizado sus actos y ahora ya estaba “libre” de ese espíritu. Sin embargo, fue demasiado tarde, ya la sentencia estaba determinada y se le llevó por el corredor, entre gritos de arrepentimiento hacia su final inminente.

Olga Hepnarová en películas y literatura

Si quieres saber más acerca de este caso, existe un libro escrito por Bohumil Hrabal el cual está basado en Olga Hepnarová y te permitirá analizar un poco más sobre el caso. Sin embargo, es un libro difícil de conseguir para los hispanoparlantes. 

Algo más fácil de encontrar es la película de 2016 llamada Yo, Olga Hepnarová, en la cual podrás observar y “sentir” con mayor detalle el caso de esta mujer. La película pertenece al cine independiente y está hecha en blanco y negro. Para los amantes del cine comercial, quizás pueda parecer una película muy lenta, pero lo cierto es que mantiene el suspenso hasta el final y permite analizar a fondo el personaje y su entorno histórico.

Cabe destacar que la actriz de esta película Michalina Olszanska, se llevó un premio por mejor actriz en papel protagonista, ya que su parecido con la asesina es realmente sorprendente. La buena noticia es que la película se puede encontrar gratis en el blog de Tumblr que tiene como nombre “Cine para raros”.  

Paola Sandoval
Últimas entradas de Paola Sandoval (ver todo)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras