El sentido de la vida

Durante miles de años, la humanidad ha tratado de explicarse el sentido de la vida y la razón de su estadía aquí en el planeta Tierra. Son miles las teorías y filosofías que buscan ofrecer un poco de paz en medio de esta existencia tan misteriosa. Surgen las preguntas ¿Se trata de buscar el placer solamente? ¿De la realización de objetivos personales? ¿De la satisfacción que produce la ayuda desinteresada al prójimo? ¿Acaso no hay que pensar mucho, puesto que esto es un tránsito accidental? ¿Cuál es el sentido?

Hace algunos días me llegó una información muy interesante acerca de un hombre llamado Bryan Johnson, cuyo objetivo principal es nada más y nada menos que vencer a la muerte. Pretende permanecer joven durante 200 años o más y poder demostrar a la humanidad que es posible vivir eternamente. Esto ha causado revuelo en las redes sociales, debido a que persigue un objetivo que se considera imposible. Desde hace millones de años, la naturaleza de todos los organismos de este plano ha sido siempre crecer, desarrollarse y perecer.

Uno de los elementos más interesantes de este caso es que Bryan es multimillonario. De hecho, su empresa está relacionada con el objetivo que persigue, puesto que vende alimentos antioxidantes y comidas especiales para permenecer «Eternamente joven», como la canción de los 80´s.

A pesar de no tener preocupaciones en el ámbito material, Bryan cuenta con una rutina diaria tan estricta que pareciera insostenible; se despierta a las 5:00 am y realiza una rutina de ejercicios y estiramientos para posteriormente ducharse y vestirse. Antes de desayunar un alimento específico llamado «Super Veggie Meal», toma 111 suplementos nutricionales. Luego trabaja en los proyectos de su empresa y se detiene a las 12:00pm para almorzar otra comida especial. Continua trabajando hasta las 6:00pm, cuando cena, toma unas horas de relajación y se va a dormir a las 10:00pm.

Aparte de seguir esta rutina al pie de la letra, cada dos semanas se somete a exámenes de sangre, a fin de monitorear sus valores. También cuenta con un casco estimulante de ondas cerebrales y recibe transfusiones de sangre de personas más jóvenes, incluido su propio hijo. De esta forma cree que podrá vivir más de 200 años, lucir como si tuviera 18 y finalmente, vencer a la muerte.

Cabe la pregunta, ¿El ser humano está realmente deseoso de vencer a la muerte para siempre? Me recuerda a la película «El Hombre Bicentenario», donde un robot especial, va transformándose en ente orgánico a través de procesos tecnológicos y decide finalmente poner una fecha de caducidad a su existencia, puesto que una vida eterna carece de sentido.

Otro elemento que llama poderosamente mi atención es que este hombre podría, con todo el dinero empleado en su peculiar proyecto, dedicarse a viajar, probar distintos alimentos, conocer destinos increíbles, ver diversas culturas y experimentar la vida en su máximo esplendor. Sin embargo, se encierra de forma neurótica en su casa para librar una batalla contra el invicto Cronos, el Dios que nos devora a todos tarde o temprano.

¿Cuál es el objetivo final de este hombre? ¿Se trata de una mera investigación altruista para mejorar la calidad de vida de la humanidad o es un acto de soberbia? Y sobre todo, ¿En qué terminará este extraño caso?

Paola Sandoval
Últimas entradas de Paola Sandoval (ver todo)
(Visited 16 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras