¿Te das cuenta de las señales?

En la autopista de la vida las señales siempre están presentes pero en la carrera diaria, o por estar inmersos en cargas emocionales solemos no verlas tal cual si estuviéramos conduciendo un vehículo con alto stress y apuro o distracción, desde allí podemos no verlas, e incluso ir en automático donde no nos percatamos de los detalles.

Para poder aprovechar el inmenso poder de las señales debemos estar desde la conciencia, el enfoque y la atención porque pueden venir de diversas vías como por ejemplo:

Un aviso en la calle

Un idea que de pronto llega a nuestra mente sin buscarla

Un comentario que alguien nos hace como de la nada

Esa persona que aparece o nos contacta después de estar pensando en ella

Lo que otras personas hacen…, etc.

Las señales llegan de maneras muy diversas, como una casualidad, una noticia que nos sorprende, una oportunidad e incluso como una mala noticia, desde el dolor. A veces son tenues y otras fuertes sacudidas que no entendemos…al menos no de momento.

Por eso siempre recomiendo que desde los problemas y el agobio la mejor respuesta es el silencio, sin por ello desestimar los beneficios de buscar apoyo con una persona amiga o un terapeuta, pero luego de esto, el conectarnos con nuestro interior, nuestra fe, es que se marca la diferencia. Hacerte preguntas  ¿qué trata de decirme la vida?

Yo, cuando noto que estoy sintiendo mucha angustia lo primero que hago es tomar conciencia, converso con Dios y le pido señales, luego me mantengo atenta tratando de no atribularme por los ruidos del entorno y espero; las señales siempre aparecen, generalmente ese mismo día o los días siguientes y es que estoy convencida que el mensaje siempre llega cuando el alumno pregunta y presta atención.

Te invito a probarlo…

Liliana Castiglione
Últimas entradas de Liliana Castiglione (ver todo)

Comentarios

Comentarios