STRINDBERG BREVE, UNA LECTURA ENTRE LÍNEAS

Por Vivian Cusi

 

 

August Strindberg e hi fmtCuando la escena caraqueña está invadida por montajes contemporáneos, algunos cargados de sexualidad y otros con mensajes políticos, un grupo de actores decide, deliberadamente, llevar a escena las palabras de un dramaturgo de principios de siglo XX: August Strindberg.

 

Este es el caso de la propuesta teatral, un poco experimental, que nos trae el director Markel Méndez, quien se ha sentido “movido” por el trabajo de este autor durante años: “Es una espina clavada en el estómago (iba a escribir corazón, pero creo que en realidad es como una indigestión) desde hace muchos años. Strindberg me movilizó mucho la primera vez que lo leí, me absorbe su trabajo, me atrapa, me tensa. Tengo mucho tiempo pensando en que me gustaría trabajar con alguna de sus piezas”.

 

Con este impulso, reúne a un grupo de actores y se lanza a los escenarios con dos obras breves trabajándolas, en principio, como lecturas dramatizadas. Pero, ¿por qué presentar una lectura dramatizada y no hacer un montaje más “tradicional”? La respuesta está en el mismo respeto que Méndez siente hacia la dramaturgia de Strindberg: “es un asunto de respeto y de ir paso a paso hacia la exploración del trabajo de este dramaturgo. Quiero saber cómo es que se lleva escena a Strindberg, percibir cómo lo recibe el público”.

 

El teatro de August Strindberg

Empecemos por recordar quién fue August Strindberg. Considerado por muchos como “el padre del teatro moderno”, fue el instaurador del naturalismo en Suecia y el precursor de lo que se conocería posteriormente, como surrealismo. Nació en Estocolmo, en 1849 y comenzó a trabajar como escritor a sus 20 años, después de dejar sus estudios de medicina y pasar por varios oficios.

 

Según sus propias palabras, se consideraba una persona complicada y emocional, atormentado por diversos demonios, producto de su crianza y su conciencia sobre la diferencia de clases. Veía a las mujeres como seres inferiores, propensos a la manipulación y capaces de paralizar la vida de un hombre. Estos aspectos de su propia vida, se ven reflejados en la temática de sus obras y en la creación de sus personajes. A través de situaciones “cotidianas”, fue capaz de reflejar los sentimientos más profundos y los peores aspectos del ser humano. Según Méndez, “Strindberg tiene algo tan particular en sus obras: sus personajes son complejos, de una fuerza visceral, repletos de contradicciones… Nos reflejan a todos, pero no del modo naturalista, sino por el revés, desde adentro, desde las palpitaciones más hondas”.

  

Amor de Madre y El Primer Aviso

obUn drama y una comedia, son las obras que se presentan en Strindberg Breve. En primer lugar Amor de Madre, en la que Strindberg plantea los efectos que la mentira y la manipulación materna, pueden causar en una hija. Méndez decide incluir esta pieza “porque concentra dos obsesiones esenciales de Strindberg: su relación con su Madre y su conflicto con lo femenino… muestra tres caras distintas de la mujer: la mujer-madre, con toda la carga de manipulación a través de la culpa hasta anular a los hijos; la mujer-amiga que siempre está compitiendo con otras mujeres y buscando la forma de sacudirlas y quitarlas del camino; y finalmente la mujer-víctima, que siento es una proyección de su propia alma atormentada”.

 

Después de este drama, Méndez nos presenta El Primer Aviso, donde, a pesar de tener pinceladas de comedia, el autor nos plantea las tensiones de una relación (matrimonio) que parece insostenible, aunado a la presencia de otros personajes femeninos, que buscan manipular y “engatusar” de alguna manera, al protagonista. Según el director, “es de nuevo una pieza que muestra a la mujer-amante, la mujer-esposa y la mujer-seductora que manipulan a la figura masculina y podrían reducirlo, en cierto sentido lo hacen, sin embargo se sostiene cierto balance hacia el final de la pieza”.

 

A través de estas lecturas, el director no pretende otra cosa que demostrar la compleja condición del ser humano, afirmando que “…quizás tengo la ilusión de que se puede reflexionar en torno a ello, en torno al sufrimiento subjetivo, y producir un efecto de aceptación que permita también comprendernos un poco más a nosotros y a otros, en un mundo donde todos intentamos mostrar la mejor de nuestras caras y somos pocos tolerantes con el otro”.

 

Antes de la función

220px-August Strindberg photographic selfportrait 2La preparación de Strindberg Breve, ha sido, si se quiere, tan complicada y contradictoria como la dramaturgia del autor. Por una razón o por otra, el elenco inicial, que debía tener una preparación de, aproximadamente, dos meses, cambió, casi en su totalidad. Sin embargo, el trabajo no se detuvo y se integraron nuevos actores, quienes entraron en un proceso de ensayos casi continuos, durante una semana y media.

 

De esta manera, Ana Arrollo (la madre), Roxana Oviedo (Lísen) y Viviana Cusi (La Hija), dieron vida a los personajes de Amor de Madre. Mientras que quienes Isabel Perozo (Olga), Néstor Olivares (Axel Bruner), Daniela Guerrero (Rosita) y Gabriela Alcalá (La Baronesa), escenificaron El Primer Aviso.

 

Cada uno de estos actores, llega con experiencias previas distintas y de grupos teatrales diversos, entre ellos: TUCAB, AGO Teatro, Teatro del Reverso y CICA. Dicha diversidad, permitió la combinación de estilos, dando riqueza al montaje final.

 

Asimismo, a pesar de que existe una opinión “unificada”, si se quiere, de la dramaturgia de Strindberg, cada actor encuentra en los textos algo distinto. Roxana Oviedo (Lísen), sostiene que, “El texto en general me ha recordado que a veces sólo vemos lo que queremos, quizás por miedo a lo que pueda ocurrir si cambiamos el rumbo de las cosas, miedo a experimentar situaciones que no nos gusten y por eso terminamos resignándonos”. Por su parte, Isabel Perozo (Olga), encuentra que “la vida se vive hacia adelante, pero se entiende hacia atrás”.

 

Pero la esencia de Strindberg, termina por cobijarlos a todos, haciendo eco de sus propios demonios: el hombre y sus vulnerabilidades.

 

Después de la lectura

Breve, es solo parte del nombre de este trabajo teatral, sin embargo, las intenciones del director y los actores, es que sea “de todo, menos “breve”. La presentación que tuvo lugar en el Teatro de Santa Fé, fue solo la culminación del primer acercamiento al texto y marca el inicio de una serie de presentaciones futuras.

  

Este trabajo se llevará a otros escenarios. Méndez nos comenta que “en lo que queda del año tenemos la visión de llevar esta lectura a varias Universidades, para entrar en diálogo con estudiantes y docentes, a través de las palabras del dramaturgo”.

  

Pero el trabajo, “pica y se extiende”, porque como nos adelanta Méndez, tienen intenciones de montar Strindberg Breve, como obra teatral, para el primer trimestre del año 2013. En paralelo, se está trabajando en el montaje de tres piezas cortas de Chéjov, bajo el nombre de Chéjov Breve, que se presentaría en noviembre de este año.

  

Y, concluyendo con las palabras del director, “lo demás, está por verse…”

 

 

 

(Visited 347 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras