Cerezos breves, haikus de primavera

Por Orianna Robles

@Sra_Chiguira

 

 

 

Los venezolanos estamos viviendo momentos difíciles. Ya sea por el tema de la inseguridad, las dificultades económicas, la escasez. Así mismo, el conflicto político que existe en el país, deja mucho que desear y el panorama no se ve muy esperanzador.

 

Aún así, siempre es  necesario ver la luz de la esperanza que existe en todas las cosas y, cuando eso se hace muy difícil, es bueno recurrir a alguna lectura que nos permita calmar nuestras angustias y nos ayude a tener una nueva perspectiva del ahora.

 

Ese es el papel que el libro Cerezos Breves, haikus de primavera, ha tenido en mi vida cotidiana últimamente. Publicado en el año 2015 por la Fundación Editorial El perro y La rana, e ilustrado hermosamente por Eirenée Caldera, este libro expone diferentes haikus escritos por algunos de los más importantes maestros japoneses como Bashô, Issa, Buson, Shiki, entre otros.

 

Pero… ¿Qué es un haiku?

Un Haiku es una manifestación poética que se estructura en tres versos, que consisten en captar un instante significativo, en su esencia, según la mirada del poeta en su cotidianidad. Estos tienen su origen en la cultura asiática, especialmente en la India, China y Japón.

 

Así pues, este libro está conformado por un conjunto de maravillosos poemas sumamente cortos, pero que a pesar de eso, engloban grandes significados que tuvieron los instantes sobre los que escribieron sus autores. Imágenes rápidas, impresiones que quedaron plasmadas para siempre gracias a este maravilloso arte oriental.

 

Este libro es pequeño y ligero, por lo que lo puedes llevar a cualquier parte, así mismo, es una opción maravillosa para que lean los niños, pues al ser poemas cortos se facilita su lectura y entendimiento, y lo mismos evocan momentos que se dan en la naturaleza, generando sensibilidad hacia la misma y hacia todo lo que nos rodea.

 

Cerezos breves es una lectura sencilla y amena, basada en un tipo de poesía muy alejada a la que conocemos, y que a su vez nos presenta un ideal de vida que puede ser visto como una vía de escape, una alternativa para sobrellevar toda la angustia con la que nos envuelve la sociedad occidental y, más concretamente, la difícil situación que vive nuestro país.

 

“Estos poemas son esencia de cavilación budista, la cual trasciende el hecho material para convertirse en firme signo espiritual, como obvia contradicción de la cultura occidental moderna. Se derivan de la tradición Zen y enfatizan el flujo de la naturaleza en un circuito constante y eterno de cambios: entonces aquello que acontece en el ámbito exterior (la nieve, el cerezo, el sendero, los frutos) también sobreviene con certeza en lo interno de toda alma. Quedan como ofrenda a los espíritus nuevos, nuestros niños, estas brevedades inabarcables de miradas distintas, que muy seguramente les abrirán paso a la sabiduría y la paz.”

Katherine Castrillo

(Visited 979 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras