¿Se puede comparar a la selección de fútbol femenina con la masculina?

En los últimos años, las féminas han logrado títulos internacionales y la selección masculina aún no logra tener un palmarés continental.

Las categorías inferiores de la selección nacional femenina son las que tienen la mayor cantidad de campeonatos a nivel internacional.

La selección mayor femenina, obtuvo en la Copa América de 1991 el tercer lugar en la competición, en este torneo solo compitieron tres equipos. Este certamen fue jugado en Brasil.

En los juegos Centroamericanos y del Caribe de 2010, obtuvieron la medalla de oro en Mayagüez, Puerto Rico.

La selección sub-20, logró clasificar al Mundial de Papúa Nueva Guinea del presente año, al finalizar el Campeonato Sudamericano del 2015 de segundo lugar.

El equipo de la sub-17 ha logrado un bicampeonato sudamericano, con ello la clasificación al Mundial de Costa Rica de 2015 (cuarto lugar), la segunda clasificación es para la Copa Mundial de Jordania 2016.

La sub-15 femenina de Venezuela fue la representante de CONMEBOL para los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2014, quedando de segundo lugar y lograron la medalla de plata.

Mientras tanto, la selección masculina de fútbol en sus distintos equipos ha logrado poco, en comparación.

La selección mayor logró una épica medalla de cuarto lugar en la Copa América Argentina 2011, recordada por el público venezolano.

El equipo criollo sub-21 obtuvo la medalla de plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2014, en México.

La selección sub-20 clasificó al Mundial de Egipto en 2009, al quedar cuarto lugar en el Campeonato Sudamericano jugado en Venezuela en el mismo año.

El equipo sub-17 logró una medalla de plata en el Sudamericano de Argentina en 2013, clasificando al Mundial de Emiratos Árabes Unidos del mismo año.

Desde el 2010 el fútbol femenino ha crecido y obtenido un nivel respetable en sus categorías. El fútbol masculino, desde el mismo año y con una generación distinta, estuvo cerca de clasificar al mundial.

A diferencia del masculino, en las selecciones femeninas existe una ideología técnica que va desde la selección sub-15 hasta el equipo absoluto, tema importante que no se cumple de forma mayoritaria en la masculina.

En la selección sub-17 campeona de Sudamérica del 2016, el DT panameño Kenneth Zseremeta trabaja en conjunto José Catoya (asistente técnico) entrenador de la sub-20, que asistirá al Mundial de Papúa Nueva Guinea. Esta labor de Catoya, ayuda a mantener la misma base de jugadoras mundialistas, con el mismo estilo de juego hasta llegar a la selección absoluta, con Zseremeta nuevamente.

En los equipos inferiores de la selección masculina no existe ese trabajo con la base de jugadores desde la sub-15, hay un “desorden” estratégico con los entrenadores, cada ciclo juega distinto y cada entrenador apuesta a juegos distintos; el jugador nunca adquiere una forma de juego fija en la selección porque se cambia cada dos años de entrenador.

El tema de preparación es vital en este tipo de competencia con la selección, “Tuvimos 14 módulos de selección, fue más de un año de preparación, aquí están los resultados”, comentó la zaguera central de la sub-17, Sandra Luzardo, luego de titularse campeona.

En la selección masculina, por temas de clubes, no es posible tener una amplia preparación para los torneos internacionales. En 2011, Venezuela trabajó durante un tiempo aceptable en un centro de alto rendimiento en Estados Unidos, ¿Cuál fue el resultado? Un cuarto lugar en Copa América.

Para obtener mejores resultados es importante seguir con una ideología de buen juego y bastante tiempo de preparación. Es por esto que no es factible comparar a una selección con la otra.

Carlos Chacón
(Visited 593 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras