Venezuela tiene cacao y talento para regalar
KAKAO: emprendedores que reinventan el chocolate venezolano y sorprenden

KAKAO

La producción de cacao ocupó, entre 1600 y 1820, el primer lugar de exportación en el país. Los siguientes años Venezuela fue testigo del deterioro y desgaste técnico  de la actividad. A partir de entonces, y como resultado también del boom petrolero, la tradición cacaotera fue perdiendo fuerza, pero nunca dejó de existir. En busca de rescatar un poco estas viejas tradiciones –que nos hacen un mejor país- Guayoyo en Letras ha entrevistado en exclusiva  a la gente de KAKAO.

¿KAKAO? Sí, KAKAO, con K. Para los que no los conocen resulta un nombre un poco extraño, pero a los que ya hemos pasado –por suerte- por su café en el Centro Comercial Paseo Las Mercedes nos resulta un distintivo especial. Luego de pasar por este lugar entenderán por qué no es lo mismo comerse un bombón de cacao que comerse un bombón de KAKAO.

Cerca del Trasnocho Cultural se puede divisar un pequeño café resultado de un emprendimiento familiar, encabezado por María Fernanda Di Giacobbe. “No somos una empresa grande, a veces se confunde porque hacemos ruido, porque sí pasan cosas, pero no somos una empresa grande”, expresa Verónica Petersen, encargada del área de comunicación. Detrás de esta pequeña empresa hay un equipo de profesionales del chocolate que no sólo crean y venden bombones sino que rescatan la tradición cacaotera y la dulcería criolla, a través de productos 100% venezolanos.

 

Historia de KAKAO

1La entrevistada nos cuenta que todo empezó en el año 2003, cuando Maria Fernanda Di Giacobbe viaja a Europa y se topa con una chocolatería llamada Cacao Sampaka, ubicada en Barcelona. Al entrar en la tienda, María Fernanda observa una fotografía de la Iglesia de Chuao (Venezuela) e inmediatamente se da cuenta de la importancia del cacao venezolano en lo que es la chocolatería internacional.

 

“Para María Fernanda fue una revelación, porque a pesar de que Venezuela tiene una gran tradición no sólo chocolatera sino a nivel de bombonerías, no había para esa fecha una chocolatería o una bombonería que estuviera enfocada en los sabores propios. Las chocolaterías y bombonerías que habían, estaban mucho más inspiradas en técnicas Europeas, en sabores también extranjeros”, cuenta Verónica.

Así empieza la idea y se concreta con la creación del llamado “bombón venezolano”. Que “no es más que una recreación de la dulcería criolla, o sea rescatar recetas tradicionales de la dulcería criolla y envolverlas en una piel de chocolate”, expone la entrevistada.

En sus inicios, se contaba con la participación de Sumito Estévez, el chef Héctor Romero, entre otros actores a los que Di Giacobbe invita para crear KAKAO. Además, como María Fernanda no sabía del oficio, un maestro japonés fue el encargado de enseñar y entrenar al equipo que para aquel entonces iba a crear los bombones.

Bombones

En KAKAO cuentan con más de 100 tipos de bombones, los cuales están hechos usando dos técnicas fundamentales y tradicionales de la chocolatería, que son: la técnica Belga y la técnica francesa; que básicamente son técnicas de bañado y relleno. Sin embargo, el chocolate usado para cubrir los bombones que se encuentran en KAKAO no es producido por ellos, lo compran de otros fabricantes; principalmente, de Chocolates El Rey.

Los bombones más famosos en la tienda son aquellos que le deben su nombre a cada uno de los estados venezolanos, pero ¿Cómo se eligieron los sabores para estos bombones? “Se deben a los sabores claves de cada estado del país, por ejemplo ¿por qué es reconocida La Asunción? por los Dátiles. Es decir, de cada estado hemos tomado el sabor representativo.”, expresa Verónica.

Info4

Además, cuenta Petersen que tienen también “una línea de bombones amazónicos, que fueron creados junto con el chef Nelson Méndez. En ellos decidimos incorporar la despensa amazónica: tenemos un bombón de bachaco limonero, tenemos un bombón de tomate de árbol… estos han sido bombones también bastante buscados”.

 

Guayoyo  en Letras: ¿Bombones más buscados?

Verónica Petersen: Parchita, bayleys, ponche crema, el de sal de Araya, el de guarapita de parchita.

 

G.L: ¿El más extraño?

V.P: El venezolano tiene un paladar adaptado al chocolate y sobre todo al chocolate puro, y es tendencia –hoy por hoy- que la gente esté acostumbrando su paladar a no solamente el chocolate de origen sino también a comer chocolates con sabores muy típicos y que no tienen que ver con reposterías, con pastelería, sino con gastronomía.

Más adelante agrega que el chocolate se adapta bien con todo, en KAKAO han elaborado desde bombones con especias hasta con el picante Katara del Amazonas.

 

Otros productos

La idea con el café en Paseo Las Mercedes ha sido rescatar la hora de la merienda, es por ello que encontramos además otros productos –hechos también por trabajadores de KAKAO- como: barquillas de chocolate con suspiros, círculos de chocolates con frutos secos o con frutas confitadas, galletas, alfajores, tortas, gomitas artesanales, carlotinas, entre otras cosas.

Las cajas

Otro de los distintivos de KAKAO es su envoltura, pues no es la caja común que podemos encontrar en cualquier sitio sino que cada caja tiene su historia: vinculada a lo que es el arte venezolano. Con respecto a ello Verónica nos dijo:

 

“Se decide presentar los bombones en unas cajas bien particulares, que también fueran con un motivo de venezolanidad, es decir, que reflejen la cultura venezolana y las visuales que pudieran crear artistas locales. Y que también eso sirviera como un obsequio especial para las personas que quieren regalar algo que identifique a Venezuela.”

En este sentido han tenido cajas con trabajos de diferentes artistas, entre ellos Cruz Diez. Actualmente son más de 100 cajas intervenidas por  talento venezolano.

 

Consecuencias de la situación- país

Esta empresa también ha padecido todo lo que padece el venezolano común: escasez, inflación… lo que ha impactado en sus precios finales. Debido a este ambiente KAKAO ha tenido que cerrar una de sus tiendas ubicada en el BECO del Millenium Mall. Sin embargo, Petersen comenta: “El venezolano es el mejor consumidor del mundo, es el mejor cliente, porque a pesar de todo el venezolano es próspero, busca la manera de no dejar de comprar sus productos, las cosas que siempre lo hacen sentir bien. Nosotros podemos decir que aun mantenemos una clientela fiel”. A lo que agrega que estarán listos para cuando la situación cambie y Venezuela sea un lugar más próspero.

Pese a las condiciones, mantienen abierto otro espacio en La Hacienda La Trinidad, a través de su proyecto Cacao de Origen. Esto es una tienda de chocolates y un laboratorio, que surge del movimiento “Bean to Bar” (del grano a la tableta).

 

“Ahí nosotros si hacemos el chocolate desde la semilla, es un chocolate artesanal, no manejamos una producción industrial ni mucho menos. Ahí tenemos tienda donde ofrecemos no solamente nuestros chocolates y nuestros bombones sino todos los chocolates finos que se hacen a nivel nacional, apoyamos al emprendimiento, apoyamos a los productores. Este espacio es también un punto de venta, un lugar para la merienda, pero con un concepto bastante diferente al de KAKAO.”, puntualiza Verónica.

 

Espacios de aprendizaje

Debido al trabajo en conjunto con el Fondo Social Miranda y con las chocolateras de Trabajo y Persona, muchas veces se confunden con escuela, pero Verónica aclara que KAKAO no es escuela sino una chocolatería. Sin embargo, es evidente que existe una tradición de enseñanza, pues siempre están aprendiendo, enseñando y actualizando los conocimientos en cuanto a la bombonería.

Prueba de ello es que este año estarán abriendo una escuela en Rio Caribe, un trabajo en conjunto con la posada Caribana, con el fin de ayudar a que las personas que forman parte de las comunidades cacaoteras mejoren la calidad de sus productos.

 

¿Se van a abrir más escuelas?


3“Sí, eso sí te lo puedo garantizar, más que chocolaterías de KAKAO o bombonerías. Escuelas donde la gente pueda aprender y pueda elaborar dentro de la escuela sus propios productos y ponerlos a la venta”,
expresa Petersen.

Además de ello tienen cuatro talleres al año de cara al público en general. Hace dos semanas tuvieron el primero y calculan que para Junio se haga el siguiente.

 

G.L: ¿Por qué no han crecido?

V.P: Es una operación complicada, Venezuela no es fácil. Venezuela no es un lugar donde tú puedas crecer sólo porque tengas una trayectoria, implica mucho no sólo trabajo –que lo tenemos y que lo hacemos- sino una inversión importante. En el tema de la chocolatería, son maquinarias que no se consiguen aquí, que hay que importar… el chocolate no se hace con un mortero y con paletas, el chocolate tienes que desconcharlo con máquinas que solamente puedes conseguir en Europa o en Estados Unidos.

 

 ¿Por qué comprar en KAKAO?

 En particular, considero que KAKAO es una empresa que apuesta no sólo al crecimiento propio sino al crecimiento de la tradición cacaotera en el país. Son emprendedores que están fomentando el emprendimiento, ya eso les da un millón de puntos a favor. A nivel de producto presentan un trabajo diferente, no es lo que conseguiríamos en una chocolatería común. KAKAO dice Venezuela por todos lados, KAKAO es un proyecto de país.

Con respecto a ello, Verónica opina: la experiencia KAKAO tiene que ver con una bandera, con nuestra intención de hacer país con nuestros sabores  propios, que puedas compartir  algo rico que tenga que ver con Venezuela, con nuestra venezolanidad. Además nos cuenta que  hay clientes que dicen: a mí éste bombón me hace acordar a mi tía que hacía los cascos de guayaba, a mí este bombón me hace recordar las parrandas con La Billos –cuando se comen un bombón de guayaba con queso crema, o de tocineta con ciruela pasa-. Y agrega: Entonces es eso lo que a nosotros nos motiva y nos gratifica.

 

El país que queremos

Petersen expuso algo fundamental y para la reflexión de todos: Insistimos en que el venezolano apoye las iniciativas de los pequeños emprendedores chocolateros. Vaya a las ferias de oportunidades, conozca a las emprendedoras, observen de lo que está pasando más allá del ‘bachaqueo’ y la Guardia Nacional, es decir, conozca a la gente que está trabajando.

Muchas veces nos sentimos desesperanzados -con razón- por lo que sucede en el país, pero detrás de todo lo malo también existe gente que apuesta y trabaja por un mejor país, gente que se queda.  Es por ello que para Guayoyo en Letras ha sido un placer conocer un poquito de la historia de uno de nuestros tantos emprendedores.

 

Redes Sociales

Sitio oficial: KAKAO

Además, puedes conseguir más información de KAKAO en su: Facebook, Twitter, Instagram.

Anyelmary Fassano
(Visited 2.628 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras