La doble moral “revolucionaria” de los excluidos de Maduro

doble-moral-chavismo

Desde el fallecimiento del presidente Hugo Chávez, algunos actores importantes de la gestión anterior se han desligado del camino del “Comandante Obrero” dejando ver graves rupturas en el ideal socialista del “Siglo XXI”

Escuchar a Rodríguez Torres hablar de diálogo, es como escuchar al lobo feroz del cuento de los tres cerditos comentar que no derribará la casa de paja del primer cerdito, es un canto de sirenas propio de los “excluidos” del gobierno de Nicolás Maduro que ya no pueden alcanzar fortunas a costa del ciudadano… A Héctor Navarro, nefasto Ministro en la gestión anterior verlo hablar de corrupción, en la nueva AN es un insulto a la inteligencia del ciudadano promedio, es algo que para muchos nos resulta increíble… Algo casi “Anti-Natura”.

Ana Elisa Osorio otra de esas ministras de la “eficiencia chavista” ha hablado en contra del “Comandante Obrero” demostrando así la cara más triste del chavismo… La gran división interna que con el “Comandante Supremo” no se veía a simple vista, es claro que en el “Chavismo sin Chávez” se nota sin necesidad de prismáticos, Los “Chavistas no Maduristas” han demostrado una cara lamentable en la diatriba política actual, gente que nos recuerda a los “Adecos” y “Copeyanos” que decidieron vender su inclinación política a cambio de seguir una idea arcaica y prehistórica.

Y ni hablar de los de Marea Socialista, que a pesar de ser los más conservadores (con algunas excepciones) en su web Aporrea, han sido críticos tanto con el presidente Chávez, pero más repelentes a la idea del “comandante obrero”, muchas de sus plumas han comentado un “Fin” dentro la revolución, debido a las políticas improvisadas de Nicolás Maduro.

Este “Quiebre” dentro del Gran Polo Patriótico era algo invisible en el pasado, una ilusión que ellos sabiamente disfrazaban con fotos y abrazos de amistad… Pero ahora tras la partida del “Líder” es claro que dentro del movimiento revolucionario se vive una gran guerra interna, en donde los “Chavistas” y los “Maduristas” no pueden compartir terreno, algo casi semejante en la oposición… Pero con el plus de que ellos ya no tienen un líder como el “Comandante Chávez”, mientras que la oposición y sus líderes variopintos saben lidiar con la situación actual de divergencia demostrando una unidad de objetivos mas no de ideas… Algo que en el gobierno parece que perdió tras la partida física de Hugo Chávez y la ascensión de Nicolás Maduro a la presidencia de la república siendo el primer presidente civil en 13 años de “Revolución”, algo que parece no caló en los sectores más radicales chavistas ya que esperaban la designación de Diosdado Cabello como el sucesor de Chávez. Un hombre que para algunos seguidores del “Legado del Comandante” podía seguir el camino que dejó el fallecido presidente, pero para los más conservadores, sería el brazo fuerte del “Socialismo del Siglo XXI” a riesgo de llevar a una dictadura la nación, ya que su actitud fuerte, podría hacerle cometer algún error político que desenmascara a la revolución ante el mundo. Algo que Chávez sabía muy bien, al momento de elegir a su sucesor.

La derrota contundente el 6 de Diciembre aceleró la situación actual dentro del “Chavismo” un partido dividido ante las decisiones de un presidente con un manual de improvisación decidió omitir sus bases y decidir quienes serían sus candidatos… algunos miembros del “antiguo gabinete” formaron parte de la “llave” por la asamblea y ni hablar de aquellos miembros de la comunidad sexodiversa, que se quedaron con los crespos hechos tras no ser aceptados a pesar de ser elegidos por las bases del PSUV, dejando el discurso sexodiverso engavetado por parte de los revolucionarios…

La revolución decae y muchos de sus actores principales dentro del gobierno de Hugo Chávez, prefieren salvar su pellejo antes de ser enjuiciados por los crímenes que han cometido frente a la población, prefieren bajarse del barco antes de ser etiquetados por sus acciones poco democráticas contra la ciudadanía que espera pacientemente el final de la “Revolución Socialista” ya sea por medio de las urnas… o por el camino de las armas.

En estos momentos donde salen actores desesperados del “Chavismo” a hablar de diálogo, unidad, nación y otras palabras propias de la oposición, hay que recordar los crímenes nefastos perpetrados por estos personajes mientras eran parte del gabinete ministerial de Hugo Chávez y evitar caer en su canto de sirenas, lo cual nos podría llevar a un escenario peor que cuando la ciudadanía eligió por medio de los votos a Hugo Chávez.

El que no aprende de la historia, tiende a repetir los mismos errores de ella 

 

(Visited 376 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras