Venezuela en Mercosur: un país en crisis no puede presidir

mercosurkgjh

El ingreso de Venezuela a la Presidencia Pro Tempore del Mercosur no deja de generar controversia entre los países que integran la organización sudamericana.

La actitud siempre autoritaria del Gobierno lo impulsa a tomar la presidencia, a pesar de que los demás países no se sientan representados por los intereses venezolanos.

Es irracional que la representación venezolana que no representa nada de las realidades que vive el país en el Mercosur, pretenda tomar la presidencia cuando ni siquiera cumplió los compromisos que firmó después de ingresar al organismo en el año 2012, lo que significa que no tiene las cualidades de un miembro pleno de la organización.

La premura con la que la canciller Delcy Rodríguez lleva a cabo el proceso de toma de la presidencia da mucho que pensar, se percibe la sensación de que no quieren que el mundo entero se dé cuenta de su realidad de incumplimientos y políticas antidemocráticas. Tanto es así que pretende presionar a los países integrantes para que traspasen la presidencia por medios administrativos, es decir, sin realizar una cumbre de jefes de Estado. Sin embargo, la negativa de los demás miembros se impone.

Argentina, Brasil y Paraguay son los países que se oponen a la presidencia de Venezuela en el Mercosur, poseen argumentos sólidos y diferentes. Argentina manifiesta que un país con una situación como la que tiene Venezuela no puede liderar la organización por las limitaciones políticas que actualmente posee. Mientras que Brasil se inclina hacia los problemas jurídicos que tiene Venezuela dentro del organismo.

macri-dilma

Por su parte Paraguay alega que un país con un mal desempeño democrático y que es fuertemente criticado por su legitimidad no puede representar los estatutos y compromisos que tiene el Mercosur con los países que la integran.

El ingreso de Venezuela al Mercosur fue un simple capricho político que ayudaría a fortalecer el discurso y la imagen de un Gobierno populista. Un país con una economía mono-exportadora no tiene mucho que ofrecer al grupo que integra la organización. El petróleo, su único recurso comercial, lo vendía incluso antes de entrar al organismo.

Si bien es cierto que Venezuela no recibe ningún beneficio económico de los acuerdos que se realizan en Mercosur, su salida de la organización significaría la intensificación del aislamiento internacional que ya está bastante acentuado.  La observación internacional que hace la organización sobre Venezuela es importante para preservar los pocos o casi nulos niveles de democracia que aún quedan.

El Mercosur no debe cerrarse a las realidades que viven día a día los venezolanos. Debe recordar que dentro de sus compromisos de integración está velar por la estabilidad y el equilibrio político de los países miembros. Venezuela afronta un proceso de voluntad donde se pone en juicio la transparencia de su ente arbitral, ahora es cuando la comunidad internacional debe poner toda su atención en Venezuela para que los procesos que se realizan se lleven a cabo con la celeridad y la rectitud necesaria.

Joan Camargo
(Visited 603 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras