Caracas, por si se preguntaban.
Perdido en una ciudad bonita

Me vine a vivir acá hace unos meses, por motivos personales y han sido increíbles, con buenos y malos momentos, pero “increíbles” creo que sería la palabra adecuada; llegué con muchos sueños y metas, con ganas de seguir adelante y mejorar tanto como persona, como mi calidad de vida.

He sido a medias bien recibido, me siento cómodo y muy rápidamente me he acostumbrado a sentirme parte de ella, sigo buscando mi lugar, mi sitio, necesito estar un poco más solo ya que me encuentro (por ahora) viviendo con alguien más, pero, vamos sobre la marcha.

Conocer gente nueva y distinta me ha hecho replantearme muchas cosas ¿Estaba en el lugar correcto? ¿Vine al lugar correcto, en el momento indicado? Aún no sé si me conviene estar aquí, rodeado de tantas personas, de tantos problemas que día a día nos aquejan debido a que el roce con la gente es inevitable, pero se siente bien y por ahora me centro en ello.

Siento que sobre estas calles me queda mucho por aprender y por vivir, siento que esta ciudad aún le queda mucho por enseñarme, y tengo muchas expectativas sobre mi estadía acá ¿Espero mucho? Tal vez, pero se siente bonito por una vez tener las esperanzas puestas en mí.

Me gusta recorrerla, explorarla, a veces me sorprende o siento que la sorprendo yo a ella, nos sentimos cómodos, aunque ya varios sustos me ha hecho pasar… Pero es parte de la experiencia.

Es esa Caracas bonita la que sigo buscando, esa Caracas vieja y bonita de la que Billo hablaba en sus canciones, pero supongo que no se encuentra hasta que no la vuelvas tu hogar, y en eso me encuentro, con muchas ganas de conocerla, enamorándome de su forma de ser, de su amargura combinada con la mía y de esa extraña manera en la que me hace sonreír.

(Visited 418 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras