Zidane, el equilibrista

El Real Madrid comenzó la temporada tambaleándose en lo deportivo y en lo institucional. La pretemporada dejó muchos sinsabores y los primeros encuentros oficiales, tanto en la liga doméstica como en Champions League, dieron evidencia del pobre juego colectivo y de la mala planificación de fichajes veraniegos. Los rumores sobre la salida de Zidane y un posible regreso de Mourinho se hicieron fuertes y los medios se enfocaron en supuestos conflictos entre el entrenador y jugadores como Bale y James. 

El francés, que parece estar siempre más allá del bien y del mal, respondió con calma y su media sonrisa en todas las ruedas de prensa, pero también ha comenzado a hablar con resultados concretos en las últimas semanas. El punto de inflexión fue sin duda alguna el partido frente al Mallorca, donde no sólo el Real Madrid perdió sino que mostró desmotivación y falta de un norte común.

No existe un equipo A ni un equipo B, no existen los incondicionales ni los descartados. Zizou ha ido creando una plantilla equilibrada en todas sus líneas. Veteranos y noveles tienen igual protagonismo, a pesar que el eje con más minutos sigue siendo Ramos, Casemiro y Benzema, 3 jugadores de peso y mucho bagaje que han permitido que algunas nuevas caras se hayan integrado a la dinámica blanca, tales como Valverde y Hazard. El uruguayo ha mitigado el ruido del no-fichaje de Pogba, es un box-to-box inteligente y muy técnico, y ha permitido oxigenar la media cancha que completan Modric y Tony Kross, quienes han ido recuperando sus niveles respectivos. El belga, muy cuestionado al inicio de temporada, ha comenzado a ser el mismo del Chelsea y de su selección, siendo ese extremo vertiginoso y escurridizo que tanto necesitaba el Real Madrid.  Otro que ha callado muchas bocas es Courtois, de inicio muy frágil, hoy está a punto de romper récord de minutos imbatidos y Rodrigo se arrima con su frescura y desparpajo al futuro blanco.

Sin contar con Asensio hasta casi el final de la temporada, Zidane tiene a disposición 25 jugadores de altísimo nivel, que le dan mucha profundidad al equipo y una posibilidad envidiable de rotaciones efectivas. Nacho, James, Isco y Lucas Vázquez, por nombrar sólo algunos, son jugadores élite que no son habituales en el once inicial, pero que aportan experiencia, fútbol y espectáculo desde la banca, y que serían titulares indiscutibles en la gran mayoría de los equipos europeos. 

Además, vale la pena mencionar fichas blancas cedidas tales como Kubo, Ødegaard, Hakimi, Reguilón y Ceballos, talentos jóvenes que son comodines esperando a ser llamados para vestirse de merengues, una apuesta del club para el futuro inmediato.

El mes de diciembre será determinante para la gestión de Zidane, se juega el clásico contra su acérrimo rival y culmina la fase de grupos de la Champions League, sin embargo la etapa crítica del fútbol europeo siempre será los albores de la primavera, cuando lleguen las fases definitivas de Champions, Copa del Rey y los puntos de La Liga sean determinantes.

Por ello es tan importante el equilibrio de minutos y protagonismo para Zidane, bien dijo Rodney Marsh: “Todo lo que tiene que hacer un entrenador es tener contentos a once jugadores: los once suplentes!”.

Avatar
Últimas entradas de Hector Torres (ver todo)
(Visited 92 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras