El sadfishing o los gritos del silencio

Ayer leí en twitter a un hombre cuestionado a las personas que publican en la mencionada red social que algún familiar, amigo o conocido ha fallecido, él no entiende por qué lo hacen, le parece absurdo.

¿A ti qué te parece?

Sabemos que los seres humanos somos seres sociales, nos necesitamos unos a los otros y en los momentos difíciles salvo algunas excepciones, hay momentos o hay personas que prefieren vivir su dolor en silencio pero lo cierto es que la gran mayoría necesita de EMPATÍA, saber que  no está solo, sentirse escuchado, comprendido, soportado de alguna manera como forma de poder mitigar un poco su dolor.

Así vemos en las redes sociales notificaciones no solo de fallecimientos de personas, sino verdaderas catarsis emocionales, incluso de personas que dicen que quieren morir, y es justo a eso a lo que he decidido llamar los gritos del silencio. Tú ves unas letras pero ¿te has puesto a pensar por un momento que hay detrás de esas letras? Hay un teclado, hay un móvil o una computadora pero sobre todo hay una persona que decide mostrar su vulnerabilidad amparado en cierta forma por el anonimato de internet pudiendo de esta forma sentirse un poco más seguro de expresar lo que está sintiendo en ese momento.

Esto se ha convertido en tendencia o práctica habitual y se le ha denominado Sadfishing, que consiste en contar los problemas emocionales, para poder encontrar empatía y apoyo de otros usuarios de la red.

El mundo virtual se ha ido transformando en el mundo real más aún con la pandemia, y podemos terminar sintiéndonos muy cercanos con rostros, personas que nunca hemos visto y que probablemente nunca veremos pero ¿esto es saludable emocionalmente?

Muchas veces no es la mejor estrategia para drenar lo que sientes, en ocasiones contar tus penas, tus problemas,  tu tristeza produce un efecto contrario, otros usuarios pueden burlarse o cuestionarte el hecho que hayas decidido descargar lo que sientes pudiéndote sentirte peor; también al ser el internet un océano de personas puedes obtener consejos o recomendaciones que terminen siendo inadecuados para ti, recuerda que hay de todo en la viña del Señor.

También cabe formularse la pregunta ¿Puedo confirmar en toda la gente que lee o comenta mis publicaciones? ¿Dónde queda mi privacidad?

Todos necesitamos apoyo en los momentos difíciles pero la reflexión que quiero invitarte a que hagas es a reconsiderar con quien lo haces, quizás lo mejor sea conversar con familiares, amigos que te aprecien o profesionales  de la conducta humana que tengan las herramientas para que puedas manejar en forma exitosa eso que te ocurre,  porque como te comento puedes toparte con gente que pueda hacerte mas mal que bien…al fin y al cabo no te conocen.

Con estas líneas solo pretendo hacer un llamado a la empatía a los usuarios de las redes sociales que cuestionan estos desahogos emocionales y al mismo tiempo dar un alerta a quienes deseen compartir su dolor y buscar ayuda invitándoles a considerar que hay formas más saludables de hacerlo.

Liliana Castiglione
Últimas entradas de Liliana Castiglione (ver todo)
(Visited 47 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras