¿Isabel o Margarita?

Ando muy entusiasmada viendo la serie la Corona, muy interesante a nivel histórico y de comprensión de lo que significa esta tradición de la Realeza Británica.

No pretendo en este artículo analizar opiniones sobre la conveniencia o no de que existan o no sistemas monárquicos donde lo que lo tienen por encima es a Dios, es otro el punto que quiero tratar y es el de las personalidades tan disímiles que se presentan entre las dos hermanas y el impacto en el bienestar personal.

Por un lado tenemos a Margarita, impetuosa, emocional, muy poco reflexiva, seguidora incansable de eso que la hace sentir viva independientemente de lo que piense el mundo dejando de lado las tradiciones que forma parte de la realeza. Margarita, una mujer hermosa y osada que se atrevió a usar  pantalón capri como las estrellas del cine, fumadora empedernida, amante de las copas, a los bailes y a las fiestas; profundamente insegura y en esa búsqueda constante de buscar en lo externo la reafirmación que internamente no encontraba.

Isabel, una mujer reflexiva, analítica que decidió aceptar el destino que le toco asumir al tener que asumir la corona, con seguridad y esa mezcla de conciencia que era mucho más lo que no sabía que lo que sabía lo que la llevó a seguir ese deseo de cultivarse y aprender.

Margarita no controlaba sus emociones, se dejaba llevar por ellas; Isabel ejercía un control admirable de las mismas y nunca responde apresuradamente, se da el margen para obtener información valiosa de fuentes fidedignas y reflexionar.

El proceso de toma de decisiones era muy distinto entre ellas, Margarita con su baja capacidad de análisis y frustraciones de vida tomaba decisiones por emoción más que por razón, a la inversa de Isabel.

Isabel, fuerte y segura era capaz de ejercer la autoridad que le correspondía pero todo enmarcado dentro de un gran respeto a los demás, a las tradiciones y a sus principios cristianos que definitivamente ejercían fascinación en su vida.

¿Qué tipo de estructura de personalidad puede traer más confort en la vida?, esa respuesta te la dejo a ti, yo solo quiero compartir mi perspectiva. Yo prefiero ser más Isabel y menos Margarita porque en mi juventud fui Margarita muchas veces y si bien esto te lleva a vivir emociones fuertes trae como consecuencia desgaste y errores productos de baja capacidad reflexiva.

Yo prefiero ser más Isabel en su declaración de aprendiz permanente, en el saber callar no por cobardía sino para dar espacio a la reflexión, permitir sopesar todas las aristas de una situación, respetar mi fe, y ser un ejemplo de alta educación y respeto de las normas sociales. Quiero ser elegante como Isabel sin perder las emociones de Margarita pero con permiso de reflexionar. Yo decido ser Reina.

Liliana Castiglione
Últimas entradas de Liliana Castiglione (ver todo)
(Visited 82 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras