El Blip de Marvel y las desapariciones forzadas

El arte, en sus diversas manifestaciones, en muchas oportunidades imita a la realidad. El cine como expresión de la cultura moderna no es la excepción. La majestuosa combinación de sonido e imagen hace posible que se relaten historias que sólo pueden ser posible a través de esa expresión artística, es por ello que tenemos, por ejemplo, sagas espaciales como Star Wars que cuenta la historia de lucha entre un grupo rebelde contra un imperio galáctico gobernado por un malvado Emperador; la saga de Aliens, la cual trata acerca de la supervivencia de los seres humanos contra la aniquilación propinada por unos aliens llamados Xenomorphos; y Star Trek, que relata la historia de exploradores espaciales que se encuentran con mundos y civilizaciones durante una época de paz.

Los creadores de esas historias han tomado como referencia hechos reales para dar vida a sus personajes e historias. Es así como George Lucas, creador de Star Wars, se basó en los Nazis para dar forma al imperio galáctico; Ridley Scott y James Cameron, quizás tomaron como referencia cualquier historia de supervivencia de un grupo de humanos o alguno en particular para contarnos la saga de Aliens; y Gene Roddenberry, creador de Star Trek, se inspiró en los viajes de exploración de los marineros españoles y portugueses durante los siglos pasados.

El cine a través del tiempo ha sabido nutrirse de diversas fuentes para relatar historias. En épocas más cercanas las grandes productoras cinematográficas han visto las historias relatadas a través de las viñetas de los comics como fuente de inspiración. Se han vuelto inmensamente populares, para el público general, personajes como Iron Man, Thor o Capitán América, y eso ha sido posible gracias a la visión de productores y directores como Kevin Feige, John Favreu, James Gunn y los hermanos Anthony y Joe Russo, tan sólo por mencionar algunos.

La nueva industria del cine ha evolucionado hacia la creación de universos cinematográficos complejos como los de Marvel, DC Universe o el llamado Monstervers que une a los grandes monstruos del cine Godzilla y King Kong.

La casa productora Marvel Studios, propiedad de Disney Company, va a la cabeza en la creación de universos cinematográficos. Las películas de Marvel han calado fuertemente en la cultura pop, por lo que en estos tiempos es algo común escuchar a personas que no conocen las historias del comic hablar sobre personajes hasta hace poco desconocidos como los Guardianes de la Galaxia, y ello ha sido producto de las adaptaciones realizadas por Marvel Studios.

Hasta la fecha Marvel Studios ha estrenado 23 películas y una serie televisiva que desarrolla a personajes secundarios del grupo de superhéroes llamados “Los Avengers”. Algunas de esas historias traen temas tan reales y cotidianos como, por ejemplo, la lucha de un padre por reinsertarse a la sociedad para estar con su hija (Ant Man); los conflictos familiares dentro de la realeza (Thor, Thor: Ragnarok y Black Panther); y la utilización de la tecnología con fines armamentísticos (Iron Man y Avengers. Era de Ultron).

Dentro de otras historias subyacen conceptos interesantes que sirven para reflexionar sobre temas reales vinculados con los Derechos Humanos. Es así que tenemos el concepto del Blip, explorado en los filmes Avengers: Infinity War, Avengers: End Game, Spiderman: Far From Home, y más recientemente en un capítulo de la serie WandaVision.

El Blip es la desaparición de la mitad de los seres en el universo producto del chasquido del villano Thanos quien poseía las Gemas del Infinito. Llevando el concepto del Blip a la realidad podemos darnos cuenta de varios aspectos: 1) Thanos, el villano de la historia, no es más que la representación de un dictador y genocida llevado a una escala galáctica; 2) las Gemas del Infinito, son la manifestación de una poderosa arma de destrucción masiva capaz de aniquilar a poblaciones enteras como lo pueden hacer las bombas nucleares; 3) el chasquido, una muestra grafica de una orden de aniquilación dada por cualquier dictador genocida; y 4) el Blip, puede ser visto desde dos aristas, como la consecuencia de la utilización de esa arma de destrucción masiva, y como la desaparición forzada de personas.

La desaparición forzada de personas es una grave violación a los Derechos Humanos  tipificado en las legislaciones nacionales e instrumentos internacionales como el Estatuto de Roma, que implica la privación de la libertad de una persona por parte de agentes estatales que no reconocen esa privación o la suerte que ha sufrido esa víctima. La historia universal nos trae un sin fin de ejemplos acerca de este delito, quizás unos de los más conocidos sean las desapariciones durante la dictadura Argentina en la década de los 70, que fue visualizada gracias al esfuerzo de las Madres de Plaza Mayo.

Venezuela, no ha escapado a este terrible flagelo. Durante la llamada cuarta república se conocieron casos como los de Trino Barrios, Heriberto Cartagena y Víctor Soto Rojas, desaparecidos por la DIGEPOL durante el año 1964. En épocas más recientes, según un informe elaborado por la ONG Foro Penal, durante el año 2018 se documentaron un total de 200 casos y en el 2019 hubo un aumento significativo en las cifras hasta llegar al escandaloso número de 524 desapariciones forzadas dentro del territorio nacional.

Casos como los del Diputado Gilber Caro, el ex ministro Raúl Baduel, el periodista Roland Carreño, y la actuación de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) han traído el tema de las desapariciones forzadas a la palestra nacional e internacional. El combate de este terrible delito que fragmenta a las familias debe ser ejercido por todos desde todos los ámbitos posibles. Dentro de un estado que se considera a sí mismo democrático es inaceptable la existencia de tan sólo un caso de desaparición forzada como ocurre en la Venezuela donde gobierna el socialismo del siglo XXI. La visualización de este mal a través del arte manifiesta una relevancia actual, es expresión de los males sociales que azotan a la humanidad en estos tiempos convulsos y que se reflejan en conceptos bien desarrollados y mostrados en la pantalla grande al público general como forma de crear conciencia acerca de su existencia en el mundo actual. En el futuro esperamos ver más acerca del Blip en las producciones de Marvel, y también anhelamos la erradicación total del delito de desapariciones forzadas dentro de todas las naciones civilizadas del mundo.

Avatar
Últimas entradas de Alonso Macias (ver todo)
(Visited 36 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras