No tienes un problema sexual por necesitar tiempo

En consulta es normal escuchar en mujeres principalmente preocupación por creer que tienen problemas sexuales por presentar apatía sexual, poco disfrute y evitación ante la intimidad alegando distintas cosas entre ellas los famosos “dolores de cabeza”, que se producen como respuesta a un sexo mecánico y rutinario que puede describir de memoria.

De esta forma hay mujeres que piensan que se les apagó el deseo y resulta que lo que tienen a su lado son hombres equivocados que creen que es suficiente el acto sexual para que su pareja tenga placer y ¿saben qué? El afrodisíaco principal femenino está en la mente.

Para las mujeres suele ser indispensable el ambiente y la seducción previa, ese coqueteo que consiste en estimular sexualmente sin que para ello haya que decir nada sexual, es más bien ese juego de miradas y la inclusión de ciertos elementos que permite que el encuentro sexual sea sencillamente explosivo.

Este preludio no suele ser visto de igual forma por mujeres que por hombres, ellos suelen ser mas físicos y en muchos casos el hecho de pensar en sexo puede ser suficiente para lograr una erección pero las mujeres somos más emocionales y la preparación va más allá del plano físico, necesitamos sentirnos deseadas como mujeres no solo como un cuerpo, a fuego lento.

Caballeros, no es un peaje a pagar, esta seducción previa los beneficia a ambos, para las mujeres genera el deseo y por lo tanto facilita  la dilatación y la lubricación vaginal y, en los hombres favorece erecciones más fuertes.

¿Cómo lograr ese preludio?

  • Crear un ambiente romántico: y aquí la imaginación que marque la pauta. El hecho de preparar los detalles de por si es estimulante ¿una velas? Música, incienso para los que disfruten los aromas, luces tenues.
  • Arreglo personal: ten presente que eres una persona atractiva tal cual eres si sientes seguridad personal, esa seguridad que te comento te hace sexy, no obstante el arreglarte entendiendo que es una cita de modo que te sientas bien con tu apariencia ayuda muchísimo.  Una lencería sugestiva suele ser poderosa no solo para la pareja sino para quien la lleva.
  • Alimentos y bebidas, compartir lo que les gusta y disfrutar del sentido del gusto es ideal y si eres de los que disfrutas de las bebidas espirituosas ¿por qué no? Definitivamente te ayudarán a relajarte y sentirte más dispuesto a la entrega.
  • Conversar: las palabras pueden ser tan estimulantes, no en vano dicen que los hombres se estimulan por los ojos y las mujeres por el oído, palabras de afecto, de seducción, cariñosas, que reafirmen la expresión de los sentimientos de modo que es el amor lo que se manifiesta mas que un acto carnal.
  • Besos: no subestimes el poder de los besos, es increíble la cantidad de parejas que dejan de hacerlo con los años dejando de lado la intimidad y excitación que produce ese intercambio bucal. Hay que dedicar tiempo a los besos.
  • Caricias: deja de lado la búsqueda del orgasmo por el disfrute del contacto, hay tantas zonas erógenas más allá del área genital, tanto que explorar y disfrutar de modo que el orgasmo sea solo una consecuencia mas que el objetivo.
  • Mensajes calientes: enviarse mensajes eróticos inesperados suele avivar la llama y recordarles que son pareja, que hay pasión y que desean intimidad. ¡Sorprende!
  • Salidas provocativas: ¿por qué dejar esas salidas solo en el recuerdo de la fase de conquista? Salir, ir a otros ambientes, bailar, intercambiar miradas es un fuerte preludio que te llevará a sentir eso que sentías antes de irte de allí porque el deseo se te subió a la cabeza.
  • Juegos de roles: para los más creativos puede ser tremenda experiencia al liberar la fantasía de jugar con roles distintos a quienes son, es experimentar cosas diferentes con ustedes mismo.
  • Baños juntos: una experiencia íntima muy seductora.
  • Preparación mental: ¿En qué anda tu mente? Una mente agobiada por problemas, agotada de quejas, noticias nefastas difícilmente tenga la mejor preparación para un encuentro sexual, por lo que se hace necesario enfocarnos ¿cómo? :
    • Trabaja en tu erotismo: disfruta de ti, de tu cuerpo, de tu sexualidad cuando te mires en el espejo, cuando te bañes, cuando te apliques crema, con lecturas excitantes…una mente abierta y dispuesta al sexo es más receptiva que una mente inmersa en problemas.
    • Concéntrate en tu presente: ¿cómo vas a disfrutar del hacer el amor si no estás presente? Si estás pensando en la ropa que tienes que lavar, las cuentas por pagar o las tareas de tus hijos? Ese momento (como todos los momentos de la vida) deben disfrutarse centrando la atención en lo que está ocurriendo, en cada sensación, en cada vivencia.

Con esto no quiero decir que los encuentros sexuales deben ser programados, las oportunidades que se presentan de improviso también pueden ser extraordinarias si aprendemos a dejarnos llevar, no obstante, incluso en esos casos el preludio es un invitado que no deberíamos dejar por fuera.

El buen sexo es el disfrute del viaje más que solo del destino. El buen sexo no comienza en la cama.

Liliana Castiglione
Últimas entradas de Liliana Castiglione (ver todo)
(Visited 140 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras