La Libertad de Expresión contra la censura y la autocensura

Recientemente nos enteramos que el especial de “Friends” fue censurado en China. Las plataformas de streaming del gigante asiático decidieron quitar minutos del especial, sin dar información al respecto e irrespetando a los fanáticos de la popular comedia televisiva. 

Fueron censurados varios fragmentos del documental donde se podía ver la interacción de algunos artistas famosos con el elenco de la serie. La cantante y actriz Lady Gaga fue censurada, y la razón de ello fue por haberse reunido con el Dalai Lama en el año 2016, y para el partido comunista chino esto es una ofensa imperdonable, tanto que ella fue incluida en la lista negra de las autoridades chinas.  

La participación del cantante Justin Bieber también fue censurada del especial televisivo. En su caso por haber visitado el santuario de la guerra en Sasukuni, Japón, en el año 2014, situación que motivo al partido comunista chino a prohibir las actuaciones del cantante en territorio chino desde el año 2017. 

Otro de los artistas censurados fue la popular banda coreana BTS. ¿La razón? El premio recibido por la banda por contribuir en las relaciones entre los Estados Unidos y Corea del Sur, aspecto que a China le incomodo, incluso llegando a eliminar a perfiles de fanáticos de la banda por, según el partido comunista chino, “promover un fanatismo insano”.

La censura dentro del gigante asiático no es un tema nuevo, desde la llegada de la revolución se han censurado contenidos mayormente por razones políticas, pero desde la llegada al poder de Xi Jinping en 2012 esta se ha intensificado. 

También es bien sabido la relación en varios aspectos que mantiene el gobierno chino con el venezolano, y en base a eso es válido preguntarnos ¿será que el gobierno venezolano ha tomado como ejemplo al modelo chino respecto a la aplicación de censura de contenidos televisivos, radiales e impresos? Indudablemente sí, y eso constituye una violación al derecho constitucional humano fundamental a la libertad de expresión. 

Recordemos algunos casos en donde la censura ha aparecido violentando derechos humanos en territorio venezolano. El caso más grande y conocido ha sido el de la no renovación de la concesión de Radio Caracas Televisión (RCTV), lo que produjo el cierre del canal durante el año 2007. 

Aun después de tantos años no entendemos el porqué de esa decisión gubernamental, es claro que la postura editorial e informativa del canal era crítica al gobierno, pero ¿tiene eso algo de malo? ¿Acaso la libertad de expresión no está regulada como un derecho humano dentro de la Constitución de 1999? Preguntas que dejamos al aire para que cada lector las responda según su propio criterio. 

Muchas estaciones radiales también han sido cerradas por decisiones gubernamentales, como ejemplo tenemos a Radio Caracas Radio (RCR) y la 92.9 FM, por tan sólo mencionar alguna de las más populares y más sintonizadas en el país. Según un informe elaborado por el Comité para la Protección de los Periodistas, han sido censuradas 180 estaciones radiales en Venezuela, siendo que 18 han cerrado en el año 2020 según datos aportados por la ONG Espacio Público.

La prensa escrita también ha sido atacada por la censura. El más reciente caso es el del Diario El Nacional, cuya sede fue embargada por una decisión judicial. La ejecución de esa sentencia no es más que una censura disfrazada de legalidad. 

Desde el ámbito judicial también ha habido censura con un aparente halo de legalidad. En el año 2014 la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia recomendó a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones supervisar y verificar el contenido radial respecto a las canciones emitidas en horario todo público. Si bien es cierto, la decisión judicial no se pronuncia o prohíbe la emisión de alguna canción, artista o género musical en particular, esta hace que las estaciones radiales autocensuren su contenido dejando de transmitir temas con letras controversiales. 

La censura incluso llegó al cine en Venezuela. En el año 2017, la Sala Constitucional prohibió la proyección de la película “El Inca” en las salas de cines nacionales. El argumento esgrimido por la sala es que el film violenta el derecho al honor de los hijos del fallecido boxeador.

La autocensura también se ha presentado en Venezuela. Casos como el de la detención arbitraria por parte de cuerpos de seguridad del estado en contra del Profesor de Historia Rafael Rattia, por publicar un artículo en prensa presuntamente tocando temas referentes al fallecido Ministro de Educación, hacen que los medios de comunicación, los escritores, articulistas y creadores de contenido en general autocensuren su criterio y opinión, afectando con ello la libertad de expresión.

La censura y autocensura es un mal que afecta a la libertad de expresión. En un verdadero estado de derecho no debe haber censura en contra de los periodistas y medios de comunicación, en caso de existir, sería todo menos un estado de derecho. El ser humano tiene la posibilidad y el raciocinio suficiente para saber que contenido debe consumir y cual no debe hacerlo, pero eso es una decisión personal de cada individuo, y de modo alguno, debe ser impuesto por ningún estado sea el venezolano, chino o el norteamericano. 

La posibilidad de elegir es un derecho humano también, es lo que se conoce como el libre desenvolvimiento de la personalidad. Podemos tomar el control de nuestro televisor y decidir si deseamos consumir los contenidos presentados en el canal del estado Venezolana de Televisión, los programas de Globovisión o simplemente ignorar esa programación. Tenemos el derecho a decidir si queremos escuchar o no escuchar las canciones de artistas como Bad Bunny (por más denigrantes contra el género femenino que nos parezcan sus letras), los seres humanos tenemos ese derecho de elección. Podemos elegir entre no escuchar o sí hacerlo las canciones de Bonny Cepeda luego de la polémica desatada por el cobro de 60.000 dólares por su presentación en el cumpleaños de Nicolás Maduro. Podemos elegir ir al cine y entrar a ver la película de nuestra preferencia sin que el estado mediante una decisión judicial nos indique que contenido podemos o no consumir. Podemos escribir, opinar, criticar y desarrollar temas álgidos sin la necesidad de sentir miedo por una posible represalia gubernamental, de eso trata la libre elección y a eso se refiere la libertad de expresión. Digamos siempre ¡NO A LA CENSURA!  

(Visited 18 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras