Pandemia, Copas y Fútbol

El fútbol es un espectáculo que se disfruta más cuando hay público en el estadio. Los fanáticos le dan un sabor especial al juego, sus canticos, sus olas, sus gritos de gol y sus alegrías y decepciones desde el nacimiento del futbol son parte de este deporte.

Y es que hemos tenido el privilegio de ver en simultáneo por las pantallas televisivas la realización de dos eventos futbolísticos continentales como son la Copa América y la Eurocopa. El primer evento disputado en Brasil, el segundo a lo largo y ancho del viejo continente.

La Copa América nos trajo una actuación decorosa de nuestra selección vinotinto, a pesar de quedar eliminada en la primera fase de la competición. La Eurocopa nos ha traído sorpresas inesperadas como lo son la eliminación de grandes potencias futbolísticas como Francia y Alemania.

Ambos eventos deportivos han dejado un sabor distinto, tanto en el aspecto social como en el propio del juego. En lo social, vimos los distintos estadios europeos con presencia de público en sus gradas, situación completamente opuesta a los escenarios brasileños que han servido de sede a los encuentros de la Copa América, donde no hubo presencia de fanáticos aupando a sus selecciones nacionales, y sobre esto cabe la pregunta: ¿Por qué los partidos de la Eurocopa tuvieron público y los de la Copa América no los tuvo? 

En una situación de pandemia como la actual con la presencia de varias variantes del Covid 19, lo normal hubiese sido disputar los encuentros sin la presencia de público como ocurrió en los partidos de la Champions League y en los de Copa Libertadores, sin embargo, el punto de quiebre de esta situación y en definitiva lo que permitió que la UEFA autorizase la presencia de público en las gradas de los estadios europeos es lo avanzado que se encuentra el proceso de vacunación masiva que ha venido dándose en el viejo continente. 

En países como Francia y España, quitaron la obligatoriedad del uso de la mascarilla en espacios públicos, situación que no se ha dado en ninguno de nuestros países latinoamericanos, ni siquiera en Chile que es el que más ha logrado avanzar en el tema de la vacunación a la población. 

En Europa el debate acerca de cuál es la vacuna que utilizaran para combatir al Covid 19, no causa ningún problema, en Latinoamérica, este es un tema que genera una infinidad de controversias, sobre todo en Venezuela con la pretensión que tiene el gobierno nacional de utilizar la vacuna cubana que aún no ha sido autorizada por la Organización Mundial de la Salud, así como también los anuncios acerca de la creación del Carvativir como las supuestas “gotas milagrosas” contra el Covid 19.

Sin duda alguna, el viejo continente ha afrontado de mejor manera el proceso de vacunación a la población que en Latinoamérica. Muchos intentarán justificar esa situación con el argumento de que los países europeos cuentan con mayores recursos económicos que los de nuestra región, y quizás en algunos casos puntuales sea cierto, como por ejemplo Inglaterra, Francia y Alemania, que cuentan con un fuerte sistema económico que les permite adquirir las vacunas para inocular a la población, pero no todos las naciones europeas tienen bonanzas económicas, países como Portugal o España, han visto caer su economía de manera drástica a causa de la aparición del virus que no ha permitido que el turismo, fuente principal de sus ingresos, fluya con normalidad. 

Por supuesto la situación económica de Venezuela, Bolivia, Perú o Argentina, tan sólo por mencionar algunos, no es ni remotamente parecida a la de Inglaterra, Francia o Alemania, las desigualdades económicas son evidentes entre esas naciones, pero lo que diferencia a los europeos de los latinoamericanos, y que debe ser un ejemplo a seguir, es las previsiones con las que cuentan estas naciones para afrontar situaciones como la que se ha presentado ante la aparición del Covid 19.

En el caso particular de Venezuela, la situación es aún más sombría que en otras naciones del continente. Nuestro país tiene una hiperinflación sostenida desde el año 2017, la principal industria del país está en una precaria situación económico – financiera, es decir, que la nación no cuenta con recursos para afrontar la pandemia, por ello recurre a sus aliados políticos (Rusia, China y Cuba) para intentar solventar la situación, haciendo que el proceso de vacunación sea el más lento en toda Latinoamérica, y por supuesto teniendo consecuencias negativas en la población y en la sociedad venezolana. Quizás la situación venezolana fuese distinta si los fondos que se crearon en el pasado para solventar posibles situaciones a futuro no hubiesen sido derrochados. 

En el aspecto deportivo las diferencias entre la Eurocopa y la Copa América también fueron evidentes. El nivel futbolístico de las selecciones europeas es, sin lugar a dudas, superior a los latinoamericanos, con excepción por supuesto de Brasil y Argentina. Selecciones como Suiza dejaron un grato sabor de boca con su magnífica actuación, en cambio Alemania y sobre todo Francia decepcionaron en su andar futbolístico, más allá de presentaciones individuales destacadas como la del delantero francés Karin Benzema.

El estilo de juego europeo es más vistoso, más enfocado en el ataque, es menos timorato al momento de enfrentarse con un rival, lo que hace que el juego sea más entretenido y con mayores emociones para el fanático, en cambio, los partidos de la Copa América avanzaron con un ritmo lento, muy lento, haciéndolos hasta cierto punto aburridos al espectador. Diferencias de estilos que pueden ser cambiadas, y no es que cambiemos nuestra idiosincrasia latina para parecernos más a los europeos, la idea es que copiemos y adaptemos los aspectos positivos tanto en los social, económico y futbolístico que nos muestran las naciones del viejo continente.

Alonso Macias
Últimas entradas de Alonso Macias (ver todo)
(Visited 35 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras