Tener siempre la puerta abierta

“Las puertas de la sabiduría nunca están cerradas”. Benjamin Franklin

Abierta pero sin ansiedad porque ocurra una entrada, es mejor esperar que nos sorprenda con la magia que puede tener la vida a que te concentres tanto en ella que restes importancia a las verdaderas señales que me te da la vida.

Es poder ver el pasado sin el enganche emocional de la tristeza o la depresión, entender que lo que afecta no es el pasado en si sino la percepción con la que nos conectamos cuando la observamos, cambiamos la percepción y cambiamos la experiencia. La idea es que el enfoque perceptivo ocurra desde el aprendizaje, desde la búsqueda de los aspectos positivos de la situación e incluso desde el agradecimiento que haya culminado para desde allí entender que es una puerta cerrada pero al igual que ella existen puertas abiertas que vale la pena cruzar.

Aprendizajes importantes a considerar:

  • Que es un absurdo forzar a que alguien permanezca en tu vida, ya que, además de representar lo poco que te valoras también  puede que detengas un poco su partida pero igual ocurrirá, entonces ¿por qué demorarlo?
  • Que tener a personas atravesadas en la puerta representa un verdadero obstáculo no solo con otros sino contigo mismo al limitar el verdadero contacto con tu ser.
  • Que no importa la apariencia o el nivel de estudios de una persona, caras vemos corazones no sabemos, que es mejor tomar el tiempo para conocer a alguien que descartarlo solo por como luce.
  • Que los hechos deben ser foco más que las palabras bonitas porque estas últimas cualquiera te las puede decir pero los hechos son contundentes.
  • Que no tienes  que cambiar tu naturaleza por nadie (a menos que desees mejorar),  quien no se sienta cómodo conmigo puede continuar su camino, no nacimos para agradar a todo el mundo.
  • Que trabajar en ser una mejor persona y ayudar al prójimo te permite tener muchas puertas abiertas.
  • Que una situación que consideramos negativa con el tiempo termina transformándose en una gran bendición.

Mantener la puerta abierta representa la disponibilidad permanente de salir de la zona de confort, de ser valiente y tener capacidad de dejar salir lo que no tiene cabida ya en nuestra vida sean situaciones, personas, hábitos.

¿Pero que sería de las puertas abiertas sin el aprendizaje del dolor?

Muchas veces detrás de una puerta que se cierra hay un dolor, nostalgia, incluso sensación de fracaso y desconfianza y es precisamente desde esas emociones que podemos reflexionar sobre lo vivido con paciencia, dejando que el tiempo calme el dolor y seguramente encontrarás procesos de cambio o procesos a evaluar en las próximas puertas abiertas para que la situación no se repita disfrazada de otro nombre u otro cuerpo.

Hoy te invito también a mantener la puerta abierta con la certeza que puedas permitir la entrada a tu vida a lo que te viene bien y, de la misma manera permitir la salida de lo nocivo o de lo que ya no quiere o debe estar contigo.

«Sólo cerrando puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.«

Liliana Castiglione
(Visited 4 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras