Dime cómo lees y te diré que obtienes

Entre las muchas actividades que realizó una de ellas es la de Community Manager y en estos días publiqué en una de las cuentas que manejo una oferta de empleo donde se especificaba claramente los requisitos del cargo y cómo postularse. Obtuve muchas respuestas siguiendo los lineamientos del post pero también muchos comentarios preocupantes como:

∙        Información por favor

∙        Yo quiero

∙        Deseo formar parte ¿qué debo hacer?

∙        Vivo fuera de la ciudad ¿les sirve? (el aviso decía todo el país)

¿Por qué pasa esto? ¿Será flojera? ¿Desesperación? La verdad no voy a profundizar en las causas porque pueden ser tan diversas como lo son los seres humanos, de lo que estoy clara es que esas personas no son candidatos adecuados para el cargo ¡Imagínate! Si no son capaces de tomarse el tiempo de leer un anuncio que supuestamente les interesa porque puede traer como resultado un empleo ¿cómo será después? Cuando tengan que leer instrucciones, normativas, procedimientos, ¿entenderán?

Les describo otro ejemplo que acaba de suceder en otra cuenta que manejo, me escriben lo siguiente

-Deseo conversar con ustedes porque tengo una oferta de intercambio publicitario-

-Gracias, en este momento estamos cerrados pero si me da su número con gusto le contactamos al reiniciar operaciones-

-Me da el número pero a la vez me pide el número de la tienda- ¡Se lo doy!

Me pide el nombre del dueño de la empresa ¡Se lo doy!

Me responde: -Excelente, ¿Cómo haría para comunicarme con ellos?

¡Tampoco leyó!

Me pasa también con mis artículos, muchas veces hay comentarios que se basan solo en el título de lo que escribo llegando incluso a diatribas o polémicas que hubieran sido innecesarias si se hubieran tomado el tiempo de leer el artículo completo.

Esta es la reflexión a la que quiero invitarte, la importancia de leer que va más allá de la lectura de libros, artículos que por supuesto es una práctica muy nutritiva, de altísima estimulación mental, de análisis, de aprendizaje… pero no es el tema de esta artículo, acá me refiero específicamente a tomarse el tiempo para leer las informaciones.

El no tomarse el tiempo para leer con detenimiento la información que se te presenta da una mal percepción sobre ti, puede dar lugar a dar una imagen de una persona desinteresada, distraída, con dificultad para comprender y quizás no sea así, solo que te dejas llevar por la impulsividad de las primeras líneas y ya, por eso hoy quiero invitarte a reflexionar sobre este aspecto tan importante y darte unas recomendaciones:

∙        Antes de emitir comentarios ¡Lee!, no te dejes llevar por las primeras líneas o por un título, asegúrate de haber leído todo el texto y, si tienes preguntas vuelve a leer para asegurarte que las respuestas no estén en el texto y en caso de tener dudas  puedes preguntar específicamente lo que requieres más que el pesado comentario de “Información”

∙        Puedes usar tu dedo sobre el texto moviéndolo de izquierda a derecha a un ritmo para mejorar tu concentración. Y así evitar tener que releer.

∙        Busca un lugar calmado y sin distracciones para poder concentrarte en la lectura, ten presente que las interrupciones o el intentar leer a la carrera te llevará a cometer errores.

∙        Evita el modo automático, detente a pensar sobre lo que lees y verifica tu comprensión. Hazte preguntas ¿qué me quiere decir quien escribe?

∙        Si la lectura es larga, puedes tomar pequeños descansos para relajarte y así poder mantener la concentración.

Para finalizar agrego que la lectura es un hábito y como tal requiere de constancia, de práctica para que pueda instalarse en tu repertorio de conductas y que, por supuesto es altamente beneficioso porque influye de manera importante en los resultados que obtienes.

Liliana Castiglione
(Visited 13 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras