¿Sientes aburrimiento en tu trabajo?

Sentimos que el fin de semana se va muy rápido y viene el temido lunes, sientes esa flojera, las pocas ganas de ir y te preguntas ¿ por qué hay solo dos días de fin de semana y cinco de trabajo? (aunque en algunos casos las jornadas son más largas), y así vamos semana tras semana.

¿Existirá alguna manera de acabar con este ciclo tan desgastante?

En el edificio donde trabajo hay un vigilante, se llama Félix y justo ese tipo de trabajo siempre me ha parecido uno de los más desagradables por lo rutinario que suele ser, pero a él no le resulta así. Sin importar si es lunes o no está allí con una sonrisa saludando a cada persona con mucha cordialidad llamando por su nombre a los que trabajan en el edificio como a sus visitantes más recurrentes, es tanto el entusiasmo que ponen que suele ser recíproco por quienes reciben sus mensajes que generalmente se detienen y le regalan tiempo de interacción y sonrisas.

Lo he visto también barriendo o trapeando la entrada que si bien no forma parte de su trabajo, parece disfrutarlo de modo que sus horas de trabajo no le pasan tan lentas porque está entretenido y otra cosa más, él le ve un sentido o trascendencia a lo que hace y eso  lo lleva a disfrutarlo como cuando me río por uno de sus comentarios y me dice ¿Ve? ¡Siempre le saco una sonrisa! Y sonríe el. El disfrute es de él, personal, más allá de lo cordial que pueda parecerle a otros. ¡El hace su trabajo con propósito y lo disfruta!

Félix es una muestra de la clave para hacer de tu trabajo algo divertido que no es otra que la Automotivación.  Esperar a ese jefe para que te premie o recompense suele ser muy desgastante y en ocasiones irreal porque no necesariamente tengas la suerte de trabajar con un líder así, pero, aunque seas afortunado en ese sentido es absurdo y frustrante como en cada situación de vida que dejes el control de tus emociones afuera en vez de encontrarlas dentro de ti.

Así cualquier trabajo que realices, sea de la naturaleza que sea puede ser divertido o por lo menos no pesado, yo por ejemplo cuando plancho que es una tarea que no me resulta particularmente apasionante, me concentro en el disfrute de las telas que se alisan y, suelo conectarme con algún space de twitter y de esa manera la tarea se me hace ligera.

Hablamos entonces de automotivación lo que hace variable las formas de motivarte de acuerdo a tus intereses, no obstante, te presento algunos tips que quizás puedas incorporar para encontrar el disfrute en aquello en lo que trabajas:

∙         Trabaja tu actitud: una actitud positiva es una buena manera de empezar el día, es distinto trabajar con el pensamiento de que aburrido o fastidioso esto a concentrarte en dar lo mejor de ti y procurar tener buenos resultados.

∙         Disfruta cada logro: Celebra cada avance, cada paso adelante en la ejecución de tus tareas, no necesitas a nadie que lo haga (si llega un reconocimiento externo pues bienvenido).

∙         Reconoce cada error como una oportunidad de aprendizaje: no seas tan severo contigo mismo ni te amargues por el error porque mientras te concentras en ese malestar te perderás la gran oportunidad que te da de hacerlo mejor la próxima vez.

∙         Valora lo que haces: ese trabajo que estás haciendo es una bendición, al menos en este momento. 

∙         Crea un ambiente de trabajo agradable: el orden suele ser de gran ayuda porque un ambiente en caos puede ser muy estresante, pon música si te es posible, usa colores o cualquier otro recurso que te haga sentir mejor.

∙         Desarrolla relaciones: en la medida de lo posible crea relaciones agradables con quienes te rodean, somos seres interdependientes de modo que compartir con otros, reír, apoyarse, suele ser muy gratificante; de igual manera, en ocasiones suele ser valioso estar en solitario cuando necesites mucha concentración. Alterna ambos escenarios.

∙         Aprende algo nuevo: crecer cada día es estimulante, no dejes asar un día sin que haya representado una oportunidad para aprender algo nuevo.

∙         Separa los problemas: trata de focalizarte en lo que haces y que ese trabajo represente una distracción de tus problemas cotidianos más que un revoltijo de pensamientos.Esto no quiere decir que debas permanecer en un trabajo que no se conecta con tus anhelos, o que pierdas la disposición a buscar un cambio por tu crecimiento y satisfacción personal, pero, mientras eso ocurre la invitación es a disfrutar lo que haces, en incluso aunque te guste lo que haces siempre habrá tareas que no te resulten satisfactorias, entonces, ¿Por qué no hacerlas más divertidas? Recuerda que lo que inviertes en ellas es lo más sagrado de tu vida: Tu tiempo.

Liliana Castiglione
(Visited 10 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras