La elección de Steins Gate (análisis)

Habemus elenco

El viaje en el tiempo jamás debe ser tomado a la ligera; tiene sus consecuencias, tanto por el fenómeno en sí como por la atención que puede traer, y esta circunstancia es ilustrada a la perfección de lo largo de los veinticuatro episodios de Steins;Gate, una serie de animación japonesa transmitida originalmente de abril a septiembre de 2011 y basada en la novela visual del mismo nombre publicada dos años antes.

¿De qué va Steins;Gate?

Steins;Gate se ubica en Akibahara en el año 2010. Rintaro Okabe, un estudiante universitario y autoproclamado “científico loco” que actúa bajo el seudónimo de Kyouma Hououin, dirige junto a sus dos mejores amigos el Laboratorio de Artefactos Futuristas, que no es más que un apartamento que los tres han alquilado sobre una tienda de dispositivos electrodomésticos.

Atendiendo a una conferencia sobre viaje en el tiempo junto a Mayuri Shiina, su mejor amiga y “rehén”, Okabe (u Okarin para ciertos amigos) ve el cadáver ensangrentado de Kurisu Makise, una investigadora del campo de la neurociencia. Okarin envía un mensaje a uno de sus amigos sobre este hallazgo, pero poco después surge lo impensado: Kurisu aparece viva, y completamente sana.

Resulta que el teléfono usado por nuestro científico loco no era un teléfono normal, sino un “Teléfono Microondas” (nombre sujeto a cambios), uno de los “artefactos futuristas” que el trío había fabricado y que sorprendentemente sí había dado resultados. El mensaje enviado había viajado al pasado y cambiado los acontecimientos de modo que el asesinato mencionado nunca tuviese lugar.

El equipo está fascinado por este descubrimiento y, ahora acompañados por Kurisu, envían más de estos rebautizados D-mails (abreviación de Delorean-Mails, referencia clara a Back To The Future), interviniendo el pasado y cambiando el presente con cada uno de ellos. Con el tiempo, Kurisu logra crear una máquina que envía la memoria de su usuario al pasado, efectivamente permitiéndole viajar (o “saltar”) al pasado. Misión cumplida.

Ahora bien, una organización llamada SERN (No confundir con CERN, una institución real) investiga también la posibilidad del viaje en el tiempo y, enterados de la reciente invención del Laboratorio de Artefactos Futuristas, realizan una visita donde secuestran a los miembros del laboratorio. Mayuri muere en el proceso y Okarin, decidido a salvarla, viaja en el tiempo para evitar este desarrollo de eventos, pero…

“El mundo puede ser engañado”

Elemento común y anunciador de un cataclismo

La primera parte de Steins;Gate se caracteriza por un ritmo lento que no deja de lado ciertos momentos de tensión y agitación, pero que en términos generales se mantiene sin cambios más allá del efecto de los D-mails en el mundo de los protagonistas (y en los protagonistas como tal). Este tramo puede caracterizarse como un slice of life con elementos de la ciencia ficción y una o dos gotitas de fan service que, sin embargo, no desvían en ningún momento el eje narrativo.

Los últimos minutos del episodio 12, Dogma in Ergosphere, nos dan la bienvenida a una serie muy distinta, un thriller de ciencia ficción, donde los momentos felices se vuelven más escasos y el drama aumenta de manera exponencial e inversamente proporcional al contenido light al cual estábamos acostumbrados. Salvar a Mayuri de su destino sombrío se vuelve el objetivo de Rintaro Okabe, y dicho objetivo lo conducirá a caminos muy oscuros donde todos los miembros del Laboratorio de Artefactos Futuristas estáran involucrados.

Las motivaciones de los personajes de Steins;Gate son profundizadas en la segunda mitad de la serie, y dichas motivaciones entran en conflicto directo con la misión de Okabe, impedir la muerte de Mayuri Shiina. Los D-mails enviados juegan un papel importantísimo en el desarrollo de esta segunda parte y en la conclusión de la serie. Intervenir en el curso natural del tiempo tiene un precio alto, y no habrá nadie que lo sepa mejor que “Okarin”.

¿Por qué ver Steins;Gate?

Steins;Gate ofrece muchas razones para darle una oportunidad de disfrutarla; aquí vamos a nombrar cuatro en particular.

  • A pesar de que la temática de los viajes en el tiempo ha sido usada de manera extensa en diferentes medios y de distintas formas, no es una temática agotada; halla en sus mismos fundamentos nuevos escenarios a partir de los cuales tejer historias novedosas capaces de reinventar el género y brindarle nuevos aires. Steins;Gate es ejemplo de esto.
  • El cambio de ritmo a partir de la segunda mitad, facilitado por unos primeros doce episodios que nos despistan brillantemente al no dejar de arrojarnos elementos cruciales sin tampoco revelar mucho de lo que se viene.
  • Un apartado visual excepcional. Los primeros planos dedicados a nuestro protagonista nos transmiten inmediatamente su sentir, permitiendo una conexión empática que nos facilita encariñarnos con uno de los protagonistas masculinos más carismáticos y queridos de la animación japonesa reciente.

Conclusión

Mayuri Shiina, la chica que murió.

Steins;Gate es un anime que pueden ver tanto apasionados por la ciencia ficción y/o de los viajes en el tiempo como quienes solamente buscan una serie para pasar el rato sin profundizar mucho en los aspectos que hacen el viaje en el tiempo posible. No obstante, quiénes gustan de la temática de los viajes en el tiempo se sentirán más atraídos por la serie debido a la combinación entre teoría real con ciertos elementos de ficción que, sin embargo, no son tan inverosímiles como se pudieran pensar, sino que cuentan con cierta lógica.

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras