¿A QUÉ MÁS TENEMOS QUE ACOSTUMBRARNOS?

Por Fabiana Crisci

 

Luego de 14 años de gobierno, los venezolanos nos acostumbramos a ser conformistas, a la inseguridad, la falta de empleo, la escasez de productos y a la mediocridad… ¿A qué más nos tenemos que acostumbrar?

conformismo

El pasado domingo se demostró que para un gran grupo de venezolanos, la mitad del país, es más importante la figura de un líder que su propio progreso. Cuando el actual Presidente llegó al gobierno yo tenía ocho años, es el único que conozco. Lo poco que recuerdo de esa época era una Venezuela dónde mis padres caminaban por las calles de noche, trabajaban para el Gobierno sin usar camisas de partidos políticos y juntos veíamos RCTV. ¿Ahora? Probablemente esté equivocada, o tal vez sea muy joven para entender a esos siete millones, pero creo que las cosas en catorce años han cambiado drásticamente y las personas no han querido ver ese país que se está destruyendo.

 

Entiendo que en los gobiernos anteriores  muchas personas no han tenido oportunidades, o al menos eso es lo que el Presidente expresa. Pienso que las oportunidades se logran trabajando día a día y las construyes tu mismo, ayudado, en el caso de Venezuela, por el gobierno y por las instituciones; no me refiero a las dádivas que ofrece el Presidente, hablo de fuentes de empleo, educación digna, una economía creciente, entre otras facilidades que le permiten a las personas crecer y trabajar en democracia.

 

Particularmente, pienso que quienes apoyan al Presidente son aquellos quiénes nunca han intentado buscar sus oportunidades y se refugian en la miseria que ofrece el gobierno. Sería mezquino no pensar en que muchos, tal vez, les ha tocado más difícil que a otros pero más allá de eso pienso que cuando se quiere ser grande y triunfar, se busca la forma. Como joven me preocupa ver a un pueblo que prefiere tener “seguro” un par de ayudas y que rechaza un proyecto de futuro, de empleo y seguridad. El tema de la seguridad, por ejemplo, es un problema que afecta a todos y cada uno, sin distinguir posición política o nivel social, y aun así muchos prefieren continuar con un proyecto que socavó al país.

 

Pensar que existe un pueblo acostumbrado a no conseguir productos y alimentos, que evita salir por miedo a la inseguridad, rebuscarse por falta de empleo, no poder tener una vivienda  y un salario digno, es una idea que como joven me cuesta entender. ¿Qué les puede ofrecer un gobierno que ha mentido durante 14 años? Es complicado entender que siete millones de venezolanos rechazan un futuro que prometía ser mejor y prefieren conformarse con lo que tienen, sin intentar buscar algo mejor. El venezolano que yo conozco no es conformista, es trabajador y luchador.

 

El país que quiere mostrar el gobierno es una fantasía, en este país faltan muchas cosas por hacer. ¿Si no se han hecho en catorce años, por qué continuar? Pienso que aún nos falta mucho por madurar y creer como pueblo. Los jóvenes debemos trabajar por el país y seguir en pie de lucha. Mañana, cuando aquellos que votaron por la tendencia ganadora puedan abrir los ojos, seremos los jóvenes quienes les daremos la mano y les diremos ¡Sí hay oportunidades! ¡Sí se puede de progresar! 

(Visited 73 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras