Primera semana en Río2016: las caras de la humanidad

640x460

Los Juegos Olímpicos por ser para muchos atletas la cúspide de su carrera pone al límite todas las capacidades del ser humano, la parte física, mental, emocional y espiritual juegan un papel importante en el objetivo de hacer la diferencia.

Este tipo de eventos además de la envergadura y el significado histórico que representa para los atletas, pone de manifiesto que además de mente y cuerpo son alma en estado puro.

A una semana de haber iniciado la edición XXI de los Juegos que se celebra en la ciudad de Río de Janeiro, más allá de las dificultades que se han presentado en las sedes olímpicas sobresale el aspecto deportivo y humano donde los logros, fracasos, así como la influencia de factores externos dan un sentido especial a la competencia.

Michael Phelps: Héroe del Olimpo

michael phelps

El “Tiburón de Baltimore” como es llamado el nadador norteamericano, logró sumar en los primeros días de competencia de estos Juegos Olímpicos un total de 4 medallas de oro y una de plata y así llegar a un palmares personal de  25 preseas, 13 de ellas en eventos individuales.

Con estos resultados logra batir un record que data desde los Juegos Olímpicos de la Antigüedad, fue establecido hace 2168 años por el corredor griego Leónidas de Rodas quien en la edición de año 163AC se coronó en las categorías de Stadion (carrera de 180 metros), Diaulos (carrera de 360 metros) y Hoplítodromo (carrera de 400 metros donde se debía portar armadura, casco y escudo, ya que debía luchar con los demás competidores),  repite estos resultados en sus ediciones del año 160AC, 156AC y 152AC, para lograr un total de 12 triunfos.

Michael Phelps en los Juegos Olímpicos de Pekin 2008, había superado el record de máximo ganador de la era moderna, que hasta ese entonces ostentaba su compatriota Raymond Erwy con 8 medallas alcanzadas en las ediciones de 1900, 1904 y 1908, en las categorías de salto alto y salto triple.

Corea del Norte: las dos caras de una nación enigmática

OmYunChol

Ubicado en Asia Oriental, es un país cargado de misterio e historias sobre el manejo de su política y sus ciudadanos, con un profundo hermetismo bajo el lema “Próspera y gran nación”, se encuentra en ciertos aspectos aislada del mundo.

A pesar de ello, participa activamente en eventos deportivos y ello no fue diferente en los Juegos Olímpicos Río 2016, donde se presenta con una delegación que además de sus cualidades atléticas han mostrado las caras más humanas de Corea, la del miedo y el querer reconocer al que no es norcoreano como un hermano.

Om Yun-Chol pesista y medallista de oro en Londres 2012, no pudo repetir la hazaña en Río 2016 y debió conformarse con la presea de plata en la categoría de 56 kilogramos.

En la mayoría de los casos, una medalla de plata es un motivo de alegría para un atleta y de orgullo para el país que representa. En el caso de este atleta asiático es un motivo de vergüenza, preocupación y miedo, al no cumplir con las exigencias de otro ser humano, Kim Jong-Un mandatario de ese país.

“Sé que no podré volver a competir nunca más, pues he deshonrado a mi pueblo y avergonzado a mi líder. Estoy seguro que al regresar a mi país, el líder supremo Kim Jong-Un dará la orden de asesinarme por no haber representado dignamente Corea del Norte”, puntializó Om Yun-Chol como la consecuencia de haber alcanzado el 2do lugar.

selfie

Las declaraciones del pesista norcoreano contrasta con una imagen que deja estos Juegos Olímpicos protagonizada por su compatriota Honk Un-Jong  y la surcoreana Lee Eunju, dos gimnastas que compartieron una serie de clasificación individual donde se retrataron juntas en un selfie que dio vida a la conocida frase de que el deporte une a los pueblos y por un instante deja a un lado un conflicto de varias décadas de historia.

Egipto: el deporte los hace iguales, la religión no

egipto

Otras de las escenas de esta primera semana de competencia se retrató en el partido de voleibol de playa femenino disputado entre Alemania y Egipto.

La dupla alemana compuesta por Laura Ludwing y Kira Walkenhorst se enfrentaba a su similar egipcio conformado por Doaa El-Ghobashy y Nada Meawad, quienes se presentaron al encuentro con el hiyab, un atuendo relacionado a la religión musulmana que únicamente permitía verles el rostro, de igual manera cubrieron su cuerpo con un traje, lo cual contrastaba con los bikinis llevados por las jugadoras del conjunto teutón.

Una de las fotografías capturadas en ese encuentro, donde una de las jugadoras egipcias disputa el balón en la red con la alemana fue parcialmente distorsionada por la agencia de prensa iraní Tansim, en dicha imagen la jugadora europea aparece completamente pixelada, debido a que el bikini deportivo que vestía mostraba gran parte de su cuerpo.

Esta peculiar presentación levantó comentarios, se puso en tela de juicio la libertad de la mujer y la apertura que hay en el mundo a la diversidad religiosa.

Equipo Olímpico de Refugiados: historias de logro

yusramardini

Desde el inicio de esta edición de los Juegos Olímpicos Río 2016, la realidad política y social que representa el Equipo Olímpico de Refugiados ha marcado todas las disciplinas donde participan.

Sonoros aplausos y ovaciones prologadas es el recibimiento que reciben estos atletas que sin haber alcanzado previamente medallas olímpicas o roto marcas, se han ganado el cariño y respeto del público por haberle ganado la competencia a la guerra en sus países de origen.

Ejemplo de ello es la atleta siria Yusra Mardini, quien huyó de la violencia, los bombardeos y el extremismo musulman a nado junto a su hermana a través del Mar Egeo y así llegar a la Isla de Lesbos.

Un año después llega a las olimpiadas de Río donde compitió en los 100 metros libres y 100 metros mariposa de natación, la disciplina que salvó su vida.

La única medalla de equipo de Refugiados en estos juegos olímpicos la ostenta Fehaid Al Deehani, soldado originario de Kuwait y que participa con esta delegación por estar su país suspendido de las competencias deportivas.

ROT

En menos de 10 días de Juegos Olímpicos se vieron todas las caras de la humanidad, el logro absoluto, el miedo, la hermandad, la humanidad y el coraje, por ello el deporte es el el único capaz de unir a los pueblos a pesar de sus profundas diferencias religiosas, políticas y sociales.

Créditos: abc.es, depor.com, bbc.com, cnnespanol.com, peru.com, lanación.com.ar, reuters

Victoria Guedez
Últimas entradas de Victoria Guedez (ver todo)
(Visited 369 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras