Gene Krupa, un showman innovador en el set

Gene Krupa, cuyo nombre completo era Eugene Bertram Krupa, nació en 1909 y fue uno de los bateristas de jazz más conocidos de la época. Además, fue el primero patrocinado por la marca Singerland, así como por los  platillos Zildjian. Entre sus aportes está el haber reformulado la forma en cómo se colocaba el set de batería, además de utilizar el bombo en sus grabaciones de jazz, cosa que era considerada peculiar para la época.

Su infancia y primeros pasos en el set

Gene fue el más joven de 9 hermanos y nació en Chicago, Estados Unidos. Sus padres eran inmigrantes de Polonia y tenían un fuerte entorno religioso. Por ende, al principio Krupa pensó en dedicarse al sacerdocio, pero pronto se percató de que este  no era su camino. Comenzó a estudiar batería desde temprana edad con el baterista Sanford Moeller, el cual estaba especializado en los rudimentos del redoblante. De hecho, este instructor es conocido por muchos de sus libros y por la “Técnica Moeller” que siguen usando y combinando los bateristas actualmente.

Krupa comenzó a tocar de forma profesional cuando tenía aproximadamente 15 años, con algunas bandas de Wisconsin. Posteriormente, fue contratado por la orquesta de Thelma Terry, una de las primeras directoras femeninas de big bands de jazz. Fue con ellos con quien recorrió parte de los Estados Unidos. Dos  años más tarde, Gene realizó su primera grabación profesional con Red Mackenzie y otros músicos que se encontraban en el escenario del jazz para ese momento.

Su técnica, aportes a la batería y reconocimientos

En sus primeros años, los press rolls o redobles a presión eran bastante comunes en la ejecución de Gene Krupa. Posteriormente, a medida que fue madurando, incorporó melodías en los tons, así como acompañamientos complementarios entre bombo, granadero  y redoblante, dentro de las grabaciones. Esto último no era tan común como ahora, por lo que fue una innovación dentro de la ejecución baterística.

Gene tocó y grabó con muchos músicos de renombre en la escena del jazz. Con la orquesta de Thelma Terry realizó seis grabaciones. También se unió a la banda del conocido Benny Goodman´s. Una de las canciones por las cuales es más conocido Gene es la célebre “Sing, Sing, Sing”, en donde realizó varios solos. Esta llama la atención porque, a pesar de ser comercial, contenía importantes improvisaciones de la batería. Cabe destacar que Gene tocó durante toda su vida en clubs de jazz de New York y realizó importantes batallas baterísticas.

Una de las más celebres fue con Buddy Rich. Ambos se presentaron en una batalla épica en septiembre de 1952, en el Carnegie Hall. Toda la televisión se enfocó en esta gran ejecución. Sin embargo, estos dos bateristas no eran completos rivales y grabaron juntos dos álbumes de estudio: Krupa and Rich (1955) y Burnin´Beat (1962)

Gene Krupa se presentó en el Carnegie Hall, y también se unió a la banda de Tommy Dorsey´s. Años más tarde realizó tríos y cuartetos de jazz con músicos como Charlie Ventura o Eddie Shu. Gene hizo su primera aparición cinematográfica en algunas películas que hablaban sobre la vida de Glenn Miller o de Benny Goodman. Sin embargo, logró hacer una película dedicada exclusivamente a su historia, llamada The Gene Krupa Story (1959).

Gene fue patrocinado por la marca de batería Singerland, muy reconocida entre los jazzistas. De hecho, se desarrollaron tons especialmente diseñados para lograr tonos especiales, en función de la forma melodiosa en cómo tocaba Krupa. Otra marca que lo patrocinó fue Zildjian, que gracias a Gene, realizó innovaciones en los platillos Ride, Crash y Splash.

 Su vida personal y su muerte

Gene Krupa se casó dos veces y tuvo una vida mucho más tranquila que la de otros bateristas de la época. Sin embargo, fue acusado por tenencia de narcóticos en San Francisco, en el año 1943. Iba a ser condenado a 90 días de cárcel, pero logró exonerar su deuda debido a que consiguió testigos y pruebas a su favor. De hecho, este incidente fue bastante extraño en su vida, puesto que Gene no consumía drogas y fumaba marihuana solo de forma ocasional.

Algunos  consideran que Gene no fue el baterista más avanzado de su época. Sin embargo, realizó muchos aportes importantes a la configuración del instrumento. Además, fue la primera “estrella” de la batería, abriendo camino a una nueva percepción del ejecutante, al que generalmente se le consideraba como una persona que “llevaba el tiempo” y nada más. De hecho, Gene llegó a decir varias veces: “Nunca tocaré un solo que no puedas bailar”.

En 1974 murió de 64 años de una falla cardíaca, aunque ya venía con ciertas complicaciones por leucemia. Hay que destacar fue el  primer baterista en ser incluido en el Modern Drummer Hall of Fame, en 1978.

Paola Sandoval
Últimas entradas de Paola Sandoval (ver todo)
(Visited 135 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras