ONG´s en la mira

“La arbitrariedad se presentó en la sede de la organización que presta una labor humanitaria vestida de uniforme militar. La arbitrariedad, como es su naturaleza, actuó sin ley que valiese allanando la sede de la organización no gubernamental, que tan sólo es una víctima de actos escandalosos que conmocionan a la opinión pública.   

Horas después el ataque contra las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) continuaba. Desde el canal del Estado se proferían amenazas de cárcel en contra de un dirigente de una conocida y reconocida institución que labora por la defensa y protección de los derechos humanos en Venezuela. La arbitrariedad y las amenazas atacaban en esas oscuras horas con todas sus fuerzas.

Las amenazas en contra de las Organizaciones No Gubernamentales no era una novedad en aquella Venezuela convulsa. Tiempo atrás, desde el mismo canal del estado y desde el mismo espacio televisivo, un alto funcionario público indicaba que desde la institución que dirige iban a investigar y sancionar a todas aquellas organizaciones que estuviesen recibiendo financiamiento desde los Estados Unidos, como sí esa acción fuese la peor actuación terrorista del mundo, como sí el trabajar en pro de los derechos humanos fuese un delito aún peor y más atroz que los realizados por los Nazis durante la segunda guerra mundial. La arbitrariedad demostró que tiene muchas caras”.

Así como si fuese una crónica, una novela negra o un thriller policial se presenta la historia de la persecución en contra de las Organizaciones No Gubernamentales en Venezuela. Parece una historia ficticia sacada de la imaginación de un escritor, pero lastimosamente no es así. Es una historia muy cruda y muy real que viven todos aquellos que por diversos motivos deciden dedicar sus vidas en beneficio de otros que se encuentran en situaciones vulnerables.

La Organización No Gubernamental más afectada en estos tiempos actuales es Azul Positivo, quienes desde el año 2004 vienen realizando una extraordinaria labor humanitaria, ayudando a los pacientes diagnosticados con el VIH en la muy golpeada por culpa de la crisis económica y de servicios públicos ciudad de Maracaibo, en el Estado Zulia.

Azul Positivo recibió a inicios del 2021 la visita en su sede de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM). Su sede fue allanada sin orden judicial y los cinco miembros de la organización fueron puestos a la orden de un tribunal militar quien declinó su competencia en un tribunal penal ordinario, el cual decreto medida privativa de libertad en contra de Johan León Reyes, Yordy Bermúdez, Layners Gutiérrez Díaz, Alejandro Gómez Di Maggio y Luís Ferrebuz, miembros de la organización no gubernamental por presuntamente incurrir en los delitos de legitimación de capitales, uso fraudulento de tarjeta inteligente y asociación para delinquir.

Sin embargo, Azul Positivo, no es la única organización no gubernamental que está en la mira en estos tiempos. La ONG defensora de los derechos humanos Provea ha sido señalada, desde hace un tiempo atrás, de recibir financiamiento proveniente de los Estados Unidos. Más recientemente uno de sus directivos, Rafael Uzcategui, es objeto de investigación por señalar en sus redes sociales que el partido de gobierno ha recibido financiamiento desde el Reino Unido, este caso aún se encuentra en curso, sólo el devenir de los días nos dará un final a esta historia.

También desde el Consejo Legislativo del Estado Lara, se indicó la creación de una comisión especial que tiene por objeto investigar la fuente de financiamiento de las Organizaciones No Gubernamentales que hacen vida en el estado.

Toda esta situación en contra de las ONG´s motivo un pronunciamiento en favor de las mismas y de los medios de comunicación social por parte de la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Marta Hurtado, instando a las autoridades del gobierno nacional a cesar el acoso en contra de las personas que realizan un trabajo legitimo en el sector humanitario, derechos humanos o en los medios de comunicación.

Con relación al financiamiento de las organizaciones no gubernamentales, no existe en la actualidad una ley en Venezuela que prohíba de forma expresa que estas instituciones reciban financiamiento por parte de organismos internacionales que manejan programas de cooperación en materia de ayuda humanitaria o por parte de instituciones con sede en otras naciones, por lo cual la criminalización de estos hechos no encuentra apego al derecho, es decir, la presunta conducta antijurídica no está tipificada como tal en una norma de rango legal como lo exige nuestra Constitución.

Razón por la cual la imputación hecha en contra de los cinco miembros de Azul Positivo carece de sentido y fundamento legal, la actividad desarrollada por ellos proviene de un proyecto de cooperación internacional de la Organización de Naciones Unidas por lo que el delito de legitimación de capitales se cae como castillo de naipes, al no ser el proyecto una actividad ilícita, con lo que la asociación para delinquir no existe y el uso fraudulento de tarjetas electrónicas carece de sentido práctico.

El caso de Azul Positivo es un evidente hecho que en Venezuela existen presos de conciencia como lo señalo Amnistía Internacional. Azul Positivo y en general todas las organizaciones no gubernamentales realizan una labor que debe ser elogiada y, por ningún motivo, debe ser criminalizada su actuación como ocurre en la Venezuela de estos tiempos.                             

Alonso Macias
Últimas entradas de Alonso Macias (ver todo)
(Visited 45 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras