La tecnología y la emoción en la campaña política

Cada vez que conversamos con nuestros clientes les decimos que afirmar que la tecnología es “importante” para las campañas políticas es algo anacrónico. Nosotros vamos más allá, porque creemos que la tecnología directamente ES la campaña política. No se puede concebir una campaña sin conocer el universo de las social media, la monetización y los procesos de cambios y flujo de información.

La tecnología hoy está íntimamente ligada a la emoción; y la emoción es la que hace que se mueva el avispero tanto en términos electorales, así como en todo. Desde hace años los analistas políticos saben que las personas toman sus decisiones de acuerdo a las emociones que estas les producen. Es así porque, si bien en el proceso de toma de decisiones siempre está en pugna nuestra parte racional y la emocional, esta última termina imponiéndose en el 99 por ciento de las veces. El reconocido psicólogo, Jonathan Haidt utiliza una metáfora muy ilustrativa sobre esta cuestión: la emoción es un elefante y la razón es un jinete tratando de guiarlo con mucha frustración hacia su camino. Sin embargo, por lo general el rol del jinete termina siendo el de justificar lo que el elefante ya decidió. Así tomamos decisiones sobre todas las cosas en nuestra vida. La política no es una excepción para nada.

Partiendo de esto, la tecnología ha logrado conectar aquellas zonas del cerebro vinculadas a la gratificación instantánea. Los likes, los compartidos, los comments, nos producen reacciones químicas en nuestro cerebro, nos movilizan. Si los mensajes que se envían son los correctos; y cuando hablamos de mensajes no hablamos de palabras simplemente, sino de imágenes, de sonidos y de narrativa, se puede decir que se cumple el objetivo de llegar a donde se quiere llegar, que es la conexión emocional con el receptor. El ser humano es un ser que es inseparable de la narrativa, tal es así que la asimilación de ideas es probadamente mucho más alta cuando hay una narrativa por detrás. Recordamos lo que tiene un sentido y se conecta con nuestra emoción, y esto es así desde el hombre de las cavernas hasta nuestra actualidad. Lo podemos ver en las transmisiones orales de relatos e historias a través de los tiempos. Por eso importa el cómo, el qué, el por qué, el para qué y el cuándo vamos a contar lo que queremos contar. Tener las herramientas y el proceso de trabajo correcto para que sea eficiente.

Algunos políticos creen que contratando agencias que subcontratan influencers y pagan por publicación o bailando en TiK ToK están trabajando bien esta temática. Nada más lejos de la realidad. El trabajo de campaña en este universo requiere una estrategia integral, profesionalismo y compromiso.

Nicolas Roibas
Últimas entradas de Nicolas Roibas (ver todo)
(Visited 41 times, 1 visits today)

Guayoyo en Letras